Los comerciantes linderos a lo que fue la sede de la distribuidora Torres y Liva denunciaron que "aumentó la inseguridad porque no hay policías".

En la jornada de ayer, un hombre ingresó a una distribuidora, se robó un celular y salió corriendo por la calle 20 de Septiembre. "Con las chapas que colocaron se formaron corredores donde los vecinos y los peatones están muy indefensos", se lamentó Gabriel, dueño de la firma donde se ocasionó el robo.

torres y liva vecinos.jpg

"Las calles quedaron oscuras y sin presencia policial. Los delincuentes están al acecho", comentó otro comerciante.

"Lo más urgente es que vuelva a estar el puesto policial", dijeron. Además, señalaron que "la situación de los comerciantes es muy complicada porque las personas no quieren pasar por la zona y cayeron las ventas de manera pronunciada".

Mirá el momento en el que roban un celular dentro de un local:

Embed

Comentá y expresate