El intendente Guillermo Montenegro se refirió este lunes a las tareas de demolición de lo que quedó de la distribuidora Torres y Liva tras el voraz incendio y adelantó que están "esperando la definición de la Justicia".

El jefe comunal contó que están adelantando "temas administrativos" para poder agilizar las tareas. "Tenemos la responsabilidad de generar la menor cantidad de impedimentos para los vecinos que están en la zona", argumentó sobre uno de los incendios más importantes de la historia de Mar del Plata.

El hecho ocurrió la noche del 15 de diciembre en la distribuidora ubicada en Rivadavia y 20 de Septiembre. Las llamas hicieron colapsar la estructura de la distribuidora fundada en 1951, y del edificio de cuatro pisos ubicado sobre ella. Además, otras 47 propiedades se vieron afectadas por las llamas y los vecinos perdieron todo. No se registraron víctimas fatales.

Montenegro recorrió la plaza ubicada en Almafuerte y Tucumán, donde funciona la Estación de Bombeo del Centro de Abastecimiento Tucumán que permitirá potenciar la reserva del recurso en 14 barrios. "La plaza quedó muy bien, se ganó un espacio público para los vecinos", afirmó.

"Es un trabajo muy importante. Es una obra que se generó con fondos propios y le dará servicio a una zona que antes se quedaba sin agua por la falta de presión", finalizó el intendente.

Comentá y expresate