Una vez más, los trabajadores municipales realizan una medida de fuerza en contra de las decisiones políticas del gobierno de Carlos Arroyo.

En esta oportunidad, la retención de tareas se debe al conflicto que tienen los docentes municipales con la administración central.

Desde el sindicato que nuclea al sector, explicaron que el paro es sin concurrencia a los lugares de trabajo, por lo que no habrá actividad en ningún área de la Municipalidad, aunque sí se mantendrán las guardias de rigor en aquellas dependencias que así lo requieren.

Por lo tanto, habrá atención mínima en el Centro de Operaciones y Monitoreo, centros de salud, el cementerio, la Casa del Niño y el Hogar de Ancianos.

Comentá y expresate