Según pudo conocer Ahora Mar del Plata,durante el último verano se avanzó con una revisión general de ese frente del inmueble, donde se detectaron algunas fallas y se ejecutaron obras para darles solución. El informe preliminar como el final de esa obra de mejoras llevan la firma de un profesional que, a la luz de estos hechos, asoma como la principal voz en busca de explicaciones técnicas que se requerirá en la causa por homicidio culposo que lleva adelante el fiscal Pablo Cistoldi.

Esa fachada está revestida completamente con unas lajas cerámicas similares a un ladrillo, pero de menos de un centímetro de espesor. De acuerdo al relato de un testigo y lo que pudieron advertir en el lugar los peritos, la mampostería cayó como una pieza común.

A un lado de una ventana del quinto piso se puede ver con claridad el hueco de aproximadamente un metro cuadrado del que se cayó el revestimiento. La administración habría solicitado hace pocas semanas una nueva revisión de ese frente a la misma empresa que ya había realizado arreglos.

Profesionales de la actividad confirmaron que, de acuerdo a la normativa municipal, sobre estos edificios corresponde realizar un relevamiento cada dos años para determinar cuál es su estado, detectar grietas o posibles situaciones de riesgo para ordenar su inmediata reparación. En este caso en particular ese informe se habría vencido antes de fin de año pasado.

Desde entonces notificaron que iban a realizar algunas revisiones que derivaron en posteriores arreglos que, según los datos obtenidos por Ahora Mar del Plata, nunca alcanzaron el área desde el que se produjo el desprendimiento. "Solo hicieron parches en el tercer piso", reconoció un propietario de esa torre.

La justicia requería por estas horas datos precisos sobre responsables de la administración de este inmueble de propiedad horizontal, su administrador y la empresa que se encargaba de esas reparaciones y el o los profesionales que con su firma certificaban que se habían ejecutado de manera correcta.

Comentá y expresate