El Emvial se encuentra en el tramo final de una obra de asfalto que beneficia directamente al barrio Nuevo Golf e indirectamente a quienes circulan por la avenida Mario Bravo hacia la Costa.

“En los primeros días de mayo iniciábamos esta obra tan importante para los vecinos que se sumían en el barro cada vez que teníamos lluvias fuertes”, señaló Pablo Simoni, titular del Emvial. “Ahora el ingreso no sufre más las consecuencias climáticas y el transporte público de pasajeros no ve restringido su ingreso por el estado del suelo”, agregó.

En ese marco, el funcionario remarcó que “en ese cruce, personal del Emvial realizó 1200 metros de cuadras de nuevo pavimento de hormigón, la colocación de tres sumideros con caños pluviales de 600, el ensanche de 140 metros lineales y dos canteros centrales para tener un cruce seguro". Además apuntó: "Sin duda, ha sido un trabajo complejo desde el minuto cero porque siempre se lidió con la constante bajada del agua proveniente de los barrios lindantes y que tiene su desemboque natural allí, situación que generaba una laguna artificial constante que impedía la normal circulación tanto vehicular como peatonal”.

Respecto del estado actual, Simoni detalló que “solo restan los trabajos de tomado de juntas y de limpieza general que se suceden una vez finalizada" la obra. "El tomado de juntas debe realizarse con las condiciones de suelo necesarias y una de las condiciones es que se encuentre completamente seco y debido a la humedad más el caudal de agua regular que tiene la intersección están llevando más tiempo de lo habitual”, explicó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate