Los restos de la ballena fueron trasladados a un campo privado para su entierro. El objetivo es preservarlos como material de estudio del museo de Ciencias Naturales. Así lo indicaron fuentes que participaron del operativo que se realizó durante la tarde del martes en la playa de Punta Mogotes.

“El animal no estaba en buenas condiciones desde que llegó a la playa y era probable que muriera. A partir de ahí se transformó en un problema sanitario”, explicó a AHORA Mar del Plata Diego Rodríguez, director del Grupo de Investigación Biología, Ecología y Conservación de Mamíferos Marinos del Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras.

El traslado y entierro del cetáceo, indicó, “permite preservar los restos óseos para que en un futuro puedan ser estudiados”. El doctor en Biología remarcó que no es frecuente la presencia de esta especie, la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), en estas costas.

“Las ballenas tienen un ciclo que se concentran para reproducirse y se dispersan por otros lugares. La concentración reproductiva en el Atlántico Sur está en el norte de Brasil y las zonas de alimentación en las Islas Georgias y Sandwich del Sur . Los animales hacen un viaje directo de manera que no tocan la plataforma continental”, describió. Sin embargo, “puede ser que haya oferta alimentaria o algo que genere que se puedan establecer en plataforma”.

Desde el Museo de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia especificaron que todos los restos de animales silvestres encontrados en la costa del partido de General Pueyrredon “son objetos patrimoniales cuyo manejo corresponde a la institución en su calidad de repositorio natural”.

“Si bien es un hecho lamentable la perdida de tan noble animal, es una oportunidad única que nos brinda la naturaleza para aprender más, de estos imponentes animales marinos. En este sentido se extrajeron muestras de sangre y tejidos para realizar exámenes biológicos que nos permitan entender otros aspectos de estos fascinantes animales”, señalaron.

Sobre esta ballena en particular, detallaron que se trata de un sub-adulto de 2 años de edad aproximadamente, con 11 toneladas de peso y una longitud total de 8 metros.

“El proceso de curado, que se realizara en conjunto con el Laboratorio de Mamíferos Marinos de la Universidad Nacional de Mar del Plata, implica en primera instancia el enterramiento del cuerpo del animal por un lapso de unos tres meses con el fin de que se desintegren partes blandas dejando liberado al esqueleto”, indicaron.

Luego, se procederá a una “limpieza exhaustiva de los huesos por medios químicos y mecánicos buscando eliminar la grasa putrefacta de los huesos”. De esta forma la pieza se incorporará a la colección científica de animales actuales del Museo Scaglia para su estudio, conservación y exposición.

Fuentes del municipio mencionaron que el traslado se realizó en el marco de un “trabajo de riesgo”. Se utilizaron retroexcavadoras, plumas y camiones de distintos portes”, remarcaron. El operativo contó con la participación de personal de Obras Sanitarias, la administración del complejo de Punta Mogotes, Defensa Civil y Tránsito.

Embed

Comentá y expresate