Tres hermanas mataron a su padre mientras descansaba en un sillón en su casa. Las jóvenes, de 17, 18 y 19 años, lo apuñalaron y lo golpearon a martillazos hasta provocarle la muerte. Según declararon ante la Justicia, mataron a su padre porque las violaba y las sometía a torturas.

El caso ocurrió en 2018 en Rusia y volvió a ser noticia en las últimas horas luego de que la justicia reconociera que las jóvenes eran "víctimas" de su padre.

Krestina, Angelina y María Khachaturyan admitieron haber matado a su padre en julio de 2018 después de que el hombre las sometiera a años de abusos físicos, mentales y sexuales. El Comité de Investigación abrió una causa penal contra su difunto padre, Mikhail Khachaturyan, por cargos de agresión sexual, coacción para realizar actos sexuales y tortura a principios de este mes.

Alexei Parshin, uno de los abogados de las hermanas Khachaturyan, declaró a que espera que este hecho haga que se retiren los cargos.

Si su padre es declarado culpable, "esto es una prueba más de que fueron agredidas repetidamente a lo largo de varios años y de que su vida y su seguridad estuvieron en peligro", dijo Parshin.

"La investigación ya estableció que sufrieron graves daños corporales; esto nos señala el estado de legítima defensa necesaria en el que se encontraban. Si estaban en estado de legítima defensa necesaria, no pueden ser declaradas culpables y el caso contra ellas debe ser retirado", agregó.

Los medios de comunicación rusos dieron varias versiones de lo sucedido, pero todos coincidieron en que las chicas sufrieron durante mucho tiempo palizas y abusos sexuales de su padre.

Según el canal de televisión “360º”, las hermanas habían planeado matar a su padre y lo atacaron cuando estaba en su sillón. “La menor lo apuñaló al menos 35 veces. La segunda de las hermanas empleó un martillo para romperle el cráneo, mientras que otra le tiró gas en la cara", cita el medio ruso.

Los medios locales informaron que las jóvenes mujeres relataron que una vez el hombre les pidió que cepillaran a su perro, y después las obligó a comerse el pelo del animal mientras él miraba.

Los abusos comenzaron cuando las jóvenes aún eran unas niñas y la madre de ellas escapó por miedo a ser asesinada. También se conoció que una de las hermanas intentó suicidarse.

Hasta esta últimas semanas, la justicia rusa las acusaba de planificar la muerte de su padre. El cargo era por "conspiración para asesinar en grupo", con una pena que tiene entre 8 y 20 años de cárcel. Ahora, esa situación podría cambiar.

Las defensoras de los derechos de las mujeres dicen que las hermanas deben recibir rehabilitación psicológica en lugar de una sentencia de prisión y exigen que el padre sea juzgado en forma póstuma, algo que podría ocurrir.

Las dos hermanas mayores, Krestina y Angelina, serán juzgadas juntas por asesinato. María, que era menor de edad en el momento del asesinato, fue acusada después de cumplir 18 años y es juzgada por separado del mismo cargo.

Comentá y expresate