La moda sustentable comienza a ganar terreno en las pasarelas y vidrieras de grandes marcas. En cada colección, los diseñadores invitan a repensar las formas ya establecidas de trabajo, desde una mirada sensible y empática con el planeta Tierra. De esa forma se vivieron las presentaciones digitales que las firmas argentinas Chain, Nous Étudions y el dúo formado por la Hilandería Warmi y Aldi Vega, dieron en el marco de Designers BA. Ellos inundaron de esperanza y calidez la escena local, permitiendo ver cómo la moda lenta encuentra nuevos enfoques y ángulos para abordar la problemática ambiental actual, según publicó Vouge.

Lo que se vivió en las presentaciones de Designers BA da la pauta del cambio de paradigma y como los avances de los últimos dos años se vivieron en la piel de los diseñadores. La voz de cada una de estas marcas estuvo en el centro de la escena, demostrando que la moda sustentable en Argentina está evolucionando en un sentido más sensible, donde las técnicas textiles utilizadas armonizan coherentemente con el mensaje que cada uno quiere enviar.

En las presentaciones de Chaín, Nous Étudions y Warmi + Aldi Vega logramos sumergirnos en el universo personal de cada diseñador, donde el valor de los procesos, el legado familiar como base para la evolución y el poder de la unión colaborativa se volvieron los temas principales de estas presentaciones digitales.

La sensibilidad que caracteriza a Lucía Chaín, creadora de su firma homónima, se dejó sentir en cada una de las prendas de su reciente colección. "Está inspirada en todo lo que estoy viviendo, en esta transición. Entre estar adentro y afuera del nido. En salir del eje, dejar atrás quien uno es para crecer y evolucionar. Es también un homenaje a toda mi familia que siempre es fuente de inspiración para todas mis coleccione", reconoce Chaín mientras prepara su equipaje para emprender una nueva aventura en el viejo continente, lejos de sus raíces.

Sus prendas fueron realizadas utilizando mezclilla y cascarilla sustentable (una variante de algodón que conserva las cáscaras del fruto en su tejido) de la firma textil Alpargatas, Chaín bordó retazos de prendas que pertenecieron a su abuelo y que su abuela supo guardar por mucho tiempo."Todas las prendas tienen bordados pedacitos de prendas que mi abuela atesoraba y que yo incorporo a modo de homenaje". En esta colección el trabajo artesanal y manual reconocible de la diseñadora se vuelve un gesto primario, que cobra valor una vez que la emocionalidad de la diseñadora se pone de manifiesto, como en una especie de performance artística.

Para Romina Cardillo, en cambio, el proceso de armado de su colección estuvo signado por el trabajo arduo y la labor constante. Oxímoron, la reciente colección de Nous Étudions que tardó casi un año en ver la luz, es el epítome de la moda lenta, del respeto a los tiempos de realización y confección, de diseño y de armado. A lo largo del proceso de creación, Cardillo fue explorando diversas materialidades que conjugaron innovación tecnológica y artesanalidad, condensando los máximos valores de la moda sustentable en una misma colección. Prendas oversize (y algo rígidas) con uniones por encastres generadas sobre cueros veganos biodegradables conviven piezas orgánicas tejidas en biohilos (hilados de biomateriales) por artesanas de la comunidad Wichi del norte argentino en perfecto equilibrio.

"Oxímoron habla de las colaboraciones y de cómo hacer crecer una colección con el aporte colectivo. Los recursos, las limitaciones, los desafíos y los resultados marcaron el camino de cada una de las piezas que se ven en esta colección", resume Romina Cardillo en conversación con Vogue. A lo largo de todo el proceso de creación y desarrollo de la colección, la joven diseñadora estuvo rodeada de diversos especialistas que apoyaron cada una de sus decisiones, como la biomaterialista Carolina Etchebehere, que desarrolló el biohilo para las piezas tejidas, o Teresa Gutierrez, la tejedora wichi que acompaño sus diseños con su tradicional punto yica.

De la misma manera, Nous Étudions logró filmar el primer short-film sustentable de la región, junto con Lucas Fossati y Dignity (Calu Rivero), marcando el camino para las futuras generaciones de diseñadores sustentables. Una de las máximas lecciones que nos deja esta presentación es la del valor que tiene sostener los procesos, respetando el tiempo natural de cada uno y entendiendo que la consciencia ambiental es algo que se adquiere y construye con el tiempo para poder, luego, incorporarlo como un nuevo hábito.

Comentá y expresate