Luego de reunirse con el presidente Mauricio Macrien Casa Rosada, el ministro de Trabajo Jorge Triacavolvió a llamar al diálogo a los sindicalistas que protagonizan el paro general que se extenderá hasta la medianoche. De todos modos, en diálogo con los periodistas acreditados en Casa de Gobierno, criticó la conferencia de prensa en la que la CGT calificó de exitosa la protesta y afirmó que las manifestaciones seguirán.

"Que nada se ha resuelto (como dicen ellos) es una exageración, se han creado 700.000 puestos de trabajo. Esperamos que propongan cosas, en esta conferencia lo que no escuché fueron propuestas. Hubo muchos reclamos, pero no propuestas", dijo el ministro.

"Hay muchos que están mirando esto desde una perspectiva política, y creen que hay que volver al pasado. Me parece que la sociedad argentina decidió emprender un cambio, que tiene dificultades, que no es un cambio sencillo, pero hay que trabajarlo entre todos", dijo el ministro, que compartió con el Presidente y la mesa chica la reunión diaria de coordinación.

Según sostuvo el Gobierno fomenta el diálogo con las centrales obreras. "Trabajamos sector por sector porque las necesidades de cada uno deben ser atendidas, y con la CGT también lo haremos siempre que encontremos ese mecanismo", dijo.

"Tenemos que cuidar los recursos fiscales, que es una necesidad que nos ha impuesto la sociedad, y sobre todo en los vaivenes que hemos vivido en los últimos meses. Para sostener las políticas necesitamos financiamiento, y debería ser menor para encontrar el equilibrio fiscal", agregó Triaca.

El ministro señaló además que los sindicalistas, al asegurar que el plan de lucha recién comienza, "hablan más como dirigentes políticos que sindicales". "Se tienen que preocupar por resolver los problemas de los trabajadores, me gustaría que muchos de ellos se definan a ver a quien representan", expresó el ministro.

Para Rubén Sobrero, el gremialista ferroviario que prometió "luchar hasta que caiga este Gobierno", hubo un párrafo aparte. "Esto demuestra las actitudes poco democráticas de algunos, ¿no?", afirmó. Y criticó los piquetes organizados por los partidos y sindicatos de izquierda. "Una cosa es el derecho a huelga, y otra interrumpir el derecho a trabajar, eso es un delito", finalizó.

Comentá y expresate