Jorge Triaca oficializará este jueves su renuncia a la Secretaría de Gobierno de Trabajo y Empleo, aunque se quedará en el cargo hasta diciembre para permitir una transición ordenada.

Así lo confirmaron fuentes oficiales cercanas al actual secretario y adelantaron que habrá una conferencia de prensa para explicar los detalles y cómo será el proceso de su reemplazo. "No se va mañana (por este jueves), se queda seguro hasta después del G-20", aclararon.

El alejamiento de Triaca le permitirá al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, un rol más relevante en el diálogo con los gremios. Tanto que hoy no se analiza el desembarco de un reemplazante y la posibilidad más concreta es que su cargo formal, de secretario de Gobierno de Trabajo y Empleo, sea eliminado. Y la estructura quede directamente a cargo del actual secretario de Trabajo -y subordinado de Triaca- Horacio Pitrau.

Pitrau y el resto de los funcionarios que responden a Triaca conservarían sus cargos. El único cercano al ex diputado que parece estar en duda es el superintendente de servicios de Salud, Sandro Taricco, quien -tal como publicó Perfil días atrás- recibió fuertes cuestionamientos desde Jefatura de Gabinete por duplicar los reintegros por discapacidad desde que asumió. Sin el sostén de Triaca, quedaría en la cuerda floja. En su lugar, podría quedar un vidalista, Sebastián Neuspiller, quien saltó del directorio de IOMA a la Súper y hoy reporta a Taricco como Coordinador Operativo.

Triaca, quien formó parte del Gobierno desde la asunción de Mauricio Macri en 2015, había quedado debilitado con la reestructuración del Gabinete en septiembre y la degradación del entonces Ministerio de Trabajo a Secretaría. También había sufrido el desgaste por las negociaciones paritarias en un año de fuerte devaluación e inflación.

Pero su dimisión es acordada, no solo con el propio Macri, sino con Sica, el funcionario que pasó a ser su superior en los papeles desde los cambios en el Gabinete. De hecho, el Presidente le ofreció ser embajador en El Vaticano, aunque no el funcionario duda en aceptar.

Antes de la confirmación, la versión de la dimisión de Triaca había corrido en la Casa Rosada con tal fuerza que la semana pasada el propio Sica salió a desmentirla. Aunque a medias: dijo que "por el momento" seguía trabajando junto a Triaca y que él seguiría ocupando la Secretaría de Trabajo.

En el arranque de la gestión macrista, gracias a su buen manejo con los gremialistas, a quienes en su mayoría conoce desde muy joven por la relación que tenían con su padre, Triaca supo conseguir mucho poder puertas adentro del Gobierno y se transformó en uno de los ministros más poderosos, en un Gabinete que por entonces era extenso. Incluso, se llegó a barajar la posibilidad de que fuera candidato a senador en la provincia de Buenos Aires para las Legislativas 2017.

ero con el paso del tiempo su figura además se vio envuelta en polémicas generadas por acusaciones que tenían que ver con contrataciones en el Estado y en gremios intervenidos de parientes directos del funcionario.

Pero fue la denuncia de su ex empleada Sandra Heredia, quien lo acusó de maltrato y de tenerla en negro, lo que terminó de definir su suerte, dado que erosionó las posibilidades del Gobierno de avanzar con la reforma laboral. Ahora, el propio Triaca cree que su ciclo en Trabajo está agotado. Y mañana lo hará público por primera vez.

Comentá y expresate