Por Federico Farley

¿Qué pasó?

Los incidentes ocurrieron el 6 de enero, día en que se certificaba en el edificio legislativo la victoria por la carrera presidencial de Joe Biden. Cientos de seguidores de Trump

irrumpieron en el capitolio para impedir la certificación del nuevo mandatario. Cinco personas murieron en la turba y una de ellas fue baleada por un policía.

¿Por qué se lo juzgó?

Trump aseguró, sin ninguna prueba, que las elecciones presidenciales habían sido fraudulentas en algunos estados y en un multitudinario mitin frente a la Casa Blanca el mismo día de los incidentes, a las 11:50 AM, les dijo a sus simpatizantes que iban a tener un presidente ilegítimo y que eso no podía permitirse.

"Si no luchamos como demonios no vamos a tener país" "Bajemos por la avenida Pensilvania" "vamos a marchar hasta el capitolio y vamos a vitorear a nuestros senadores y congresistas" fueron algunas de las frases de su discurso. A esto también se suman declaraciones que el ex mandatario hizo en su cuenta de Twitter, red social de la que fue vetado por estos motivos.

Tan solo una hora después del discurso en la Casa Blanca, comenzaron los choques entre la gente que Trump había arengado y la policía del capitolio. Y una hora después de eso, se rompían puertas y ventanas, forzando la entrada al edificio y provocando la suspensión de la sesión que estaba teniendo lugar. Ashli Babbit, veterana de la fuerza aérea de 35 años, murió de un disparo ejecutado por un policía mientras intentaba junto a un grupo de invasores al edificio forzar una puerta. El momento de su muerte quedó registrado en video.

Finalmente, luego de 4 horas de incidentes, la alcaldesa de Washington D.C. instauró un toque de queda hasta después de la confirmación de Biden como presidente de Estados Unidos, lo que ocurrió ya el 7 de enero a las 3:35 am.

La cámara de representantes votó a favor de iniciar el proceso de impeachment y es la primera vez que alguien es sometido dos veces a este proceso en la historia del país.

En su primer impeachmenta fines de 2019 fue absuelto por un Senado con mayoría republicana, pero en este caso no solo ya no contó con esa mayoría sino que los votos del partido republicano estuvieron divididos y siete senadores republicanos votaron en su contra.

El cargo por el que se lo imputó fue incitación a la insurrección. Al ser un caso excepcional en el que se envió a juicio político a un presidente a días de terminar su mandato y en el que se juzgaría ya fuera del mismo, no se pedía su destitución sino que además quede inhabilitado para ejercer otra función pública en el futuro. Sin embargo, no se alcanzaron las dos terceras partes del Senado necesarias para condenar a Trump. Hubo 57 votos a favor de condenar a Trump y 43 para absolverlo. Eran necesarios 67 para alcanzar los dos tercios y eso implicaba que 17 senadores republicanos votaran en contra de Trump, pero sólo 7 lo hicieron.

La defensa de Trump argumentó que el discurso del entonces presidente no era un llamado a la violencia literal sino un discurso con retórica política y que este juicio no era más que la continuación de la “caza de brujas” en el país norteamericano. Fueron escasos 3 días de sesión ya que también Biden está interesado en tener al Senado disponible para votar su plan de alivio económico.

Todo indica que la carrera política de Trump podría continuar para las elecciones en 2024 nuevamente al mando del partido republicano.

Comentá y expresate