El director de Turismo de Tandil, Rodrigo González Inza, destacó los "históricos niveles de ocupación" durante los fines de semana en esa ciudad bonaerense, que rondan entre el 90 y el 95% de sus 8.000 camas disponibles, con un público en el que predominan familias que buscan este destino para turismo de cercanía.

"Después de las vacaciones de invierno no ha parado en el movimiento turístico, con niveles de ocupación históricos de entre un 90 95% ocupación, sobre todo, obviamente, los fines de semana", indicó el funcionario en declaraciones a Télam Radio.

Una de las razones de este boom turístico de la ciudad lo adjudicó al buen trabajo en los protocolos, que "se hicieron de manera muy ordenada y el sector turístico ha cumplido a rajatabla".

"La actividad turística, al haber sido una de las que más sufrió durante la pandemia de coronavirus, entendió que claramente el cumplir los protocolos era la forma que tenían para seguir trabajando", subrayó González Inza.

También, puso el acento en "la característica que tiene Tandil que hace que la gente la elija, que es su cercanía con el Área Metropolitana de Buenos Aires", dado que se encuentra a 350 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires y tiene como principal atractivo el hecho de ser una zona serrana.

Asimismo, destacó los alojamientos "que no son de gran capacidad, sino que son en su gran mayoría establecimientos familiares, complejos de cabañas, ubicados en la sierra, con muy buenos servicios, y accesibles para todos los bolsillos".

También, el director de Turismo puso el foco en la gastronomía al subrayar "lo famosos que son los quesos y los salames que se producen en la ciudad de Tandil".

Además, valoró los servicios de actividades recreativas a través de los guías, que -indicó- "son muy profesionales".

Comentá y expresate