La guerra entre Rusia y Ucrania continúa en el campo de batalla, pero también hay otro sector en el que se desarrollan enfrentamientos y es en el discursivo. Más específicamente, lo que se pone en disputa es la cifra de fallecidos en combate, algo que Rusia es muy reacia a aceptar.

Las Fuerzas Armadas de Ucrania dijeron este jueves que cerca de 31.000 militares rusos murieron desde que inició la invasión el 24 de febrero. También destacaron que "más de 150" han fallecido durante las últimas 24 horas. Desde Moscú aún no han dado a conocer un balance de muertes oficial confiable.

Concretamente, el Estado Mayor del Ejército de Ucrania publicó un mensaje a través de Facebook en el que señala que la cifra de muertos de Rusia en la guerra se ubica "cerca de 30.850".

Además destacaron que fueron destruidos unos 1.363 carros de combate, 661 sistemas de artillería y 207 lanzacohetes múltiples autopropulsados y blindados, al igual que 210 aviones, 175 helicópteros, 95 sistemas de defensa antiaérea, 2.325 vehículos y tanques de combustible, trece embarcaciones y 532 drones, mientras que han sido derribados 120 misiles de crucero.

image.png

"Los datos están siendo actualizados", señalaron, luego de informar que "el enemigo ruso sufrió las mayores pérdidas durante el último día en la dirección de Bajmut". "Ganemos juntos. Nuestra fuerza es la verdad", interpelaron a sus compatriotas.

Al mismo tiempo manifestaron que aún existe "la amenaza de ataques con misiles y bombardeos desde el territorio" de Bielorrusia, ya que "continúa el reequipamiento de algunas unidades de las Fuerzas Armadas" de ese país.

También denunciaron ataques con morteros desde el territorio de Rusia contra algunas zonas en las provincias de Sumy y Chernígov. "En dirección a Járkov, los principales esfuerzos del enemigo ruso están centrados en mantener las fronteras ocupadas", agregaron.

Según la milicia ucraniana, las fuerzas rusas continúan con sus "operaciones de asalto" en el este del país, más precisamente contra Severodonstsk, en la provincia de Lugansk. Las autoridades de esta región habían señalado que las tropas de Rusia ya controlaban el 70% de la localidad.

image.png

Otra localidad en la que se ha confirmado un "éxito parcial" de las fuerzas rusas es Komishuvaja, aunque "continúan los combates". "Irrumpieron en los asentamientos de Nahirne y Bilohorivka, pero se retiraron como resultado de los daños causados por nuestras unidades", apuntaron.

También declararon cómo está la situación en el plano marítimo lindante con el territorio: "en las aguas del mar Negro y el mar de Azov, los barcos de la Flota del Mar Negro de Rusia siguen llevando a cabo tareas para aislar la zona de hostilidades, llevando a cabo tareas de reconocimiento y apoyo de fuego en dirección a la costa". "El enemigo ruso sigue adoptando medidas para bloquear la navegación civil en la zona noroeste del mar Negro", denunciaron.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate