Un adolescente rosarino viajó a Mar del Plata para una prueba de fútbol y lo que parecía como una oportunidad se convirtió en una pesadilla: el "representante" que lo trajo con la promesa de una "prueba en Aldosivi" lo dejó abandonado en medio de la noche.

"Este hombre, que él menciona como su representante, se fue a hablar por teléfono cuando llegaron a Mar del Plata y no volvió nunca más", confirmó Adrián Lofiego, Director de Niñez y Juventud de General Pueyrredon, en diálogo con Ahora Mar del Plata.

Ante la desaparición intempestiva del adulto que estaba a su cargo, el adolescente comenzó a merodear en la noche del miércoles y la madrugada del jueves pasado, en la zona de la terminal, hasta que fue interrogado por efectivos de policía, quienes se pusieron en contacto con el área de Niñez y Juventud municipal y dispusieron el traslado al hogar de abrigo Arenaza.

El funcionario municipal reveló que una vez que entrevistaron al joven, dio como referencia el teléfono de sus padres y pudieron comunicarse primero con su padre, quien confirmó que estaba al tanto de la prueba deportiva y se mostró sorprendido por el desenlace.

No obstante, el adolescente se mostró reacio a contactarse con su papá y pidió hablar con su madre, quien pudo ser localizada horas más tarde y se comprometió a viajar a la ciudad para restituirlo a su hogar. Atentos a algunas incongruencias en la versión de sus padres, Niñez municipal también se puso en contacto con sus pares del pueblo rosarino en cuestión -cuyos datos se protegen para resguardar su identidad- para que puedan arbitrar un seguimiento del caso.

"Se tramitaron pasajes para la madre mediante autoridades provinciales y se espera que llegue durante el fin de semana", destacó.

En paralelo, la Municipalidad también averiguó con Aldosivi sobre esta prueba o cita que había motivado el viaje, y desde el club indicaron que no había ningún evento similar programado para los próximos días ni tenían información del menor ni de su representante.

De forma insólita, el representante apareció días más tarde en el hogar para hacerse cargo del menor sin éxito, y esbozó justificaciones "marcadas por las mentiras".

Lofiego consideró que "no existen" casos similares relacionados con pruebas deportivas pero sí se dan patrones en común, por ejemplo, en "temporada alta" cuando "muchos chicos, con permisos de sus padres o no, buscan radicarse en la ciudad por un trabajo".

"Encontramos a muchos chicos en la ruta vinculados al trabajo del cordón frutihortícola", reflexionó el director del área que nuclea sus llamadas en el interno 102.

Cabe resaltar que la Municipalidad tiene tres centros de abrigo para menores de 0 a 18 años, que funcionan las 24 horas y los 365 días del año.

Comentá y expresate