Saúl Jiménez tiene 31 años y cuatro hijos de 13, 11 y 4 años y un bebé de 6 meses. Al momento en que el destino decidió darle una mano, este albañil estaba sin trabajo. Pero a veces las desgracias ajenas son beneficios de otros: Saúl consiguió una changa en un comercio que se había incendiado. Y ahí cambió su realidad.

“Empezamos a desarmar todo el negocio, principalmente, el techo que se había quemado completamente. Y limpiando una pieza, encontré los 250 mil pesos apretados entre los escombros”, contó Saúl a Alvear Diario.

Su historia trascendió las fronteras de la localidad mendocina de General Alvear e, incluso, le consiguió un trabajo formal. Un premio a la honestidad.

Saúl no lo dudó. Le devolvió la plata a su dueño y, justamente, ese hombre, Oscar Calvo, fue quien difundió la buena acción en sus redes sociales: así llevó el caso de Saúl a los medios locales, y de su historia se enteró hasta el intendente de General Alvear de Mendoza, Walther Marcolini.

“Mis queridos amigos... Quiero que vean a esta persona se llama Saúl Jiménez... Encontró entre los escombros dinero... Sin dudarlo fue y me lo entregó... Alvear tiene muy buena gente... Saludos a todos... Después les sigo comentando...”, posteó Calvo con una foto del albañil el pasado 29 de enero.

En las últimas horas, Saúl fue recibido por el intendente Marcolini y el albañil salió de la cita con un trabajo debajo del brazo en la Dirección de Obras Públicas. “El intendente me ofreció algo que yo venía buscando hace mucho tiempo, que es tener un laburo para poder sustentar a mi familia. Así que, si Dios quiere, vamos a estar trabajando para la municipalidad de General Alvear”, contó Saúl.

“Estos actos de honestidad deben ser reconocidos y tomados como ejemplo”, expresó el Marcolini en su cuenta de Twitter donde posteó fotos de la reunión con Saúl. “No está en mi dejarme algo que no es mío, por eso entregarlo fue gratificante, porque hoy puedo contar con un trabajo. Y es una buena manera de agradecerle a esta gente que me dio empleo, además de agradecerle a Dios por la voluntad que tuve”, finalizó Saúl.

Comentá y expresate