Si en fútbol un buen funcionamiento colectivo suele aumentar las probabilidades de ganar, ningún equipo alcanzó probadamente ese objetivo en el último torneo de la Primera B Nacional. A falta de fluidez, bienvenida la jerarquía individual de Aldosivi, un plantel largo, con muchos jugadores con pasado en Primera División, con oficio suficiente para mantenerse arriba casi siempre en un torneo de rienda corta.

Cuando de jerarquía se habla, Fernando Telechea es el primer hombre de este Aldosivi. Con potencia y eficacia, el goleador del torneo marcó mucha diferencia hasta marzo, cuando se lesionó la rodilla ante Sarmiento de Junín. Con los meniscos rotos, no quiso dejar de jugar. Y pese a que bajó su rendimiento, nadie superó su marca de goles. Merecía jugar la final ante Almagro, pero llegó a la quinta amarilla un partido antes por intentar recuperar una pelota. Especular no es lo suyo.

La llegada de Cristian Chávez en el receso veraniego fue un salto de calidad. El ex San Lorenzo jugó media temporada y fue el segundo goleador del equipo. Resultó determinante por desequilibro y pegada. El sello de su calidad quedó marcado en la recordada remontada en Morón y en la final ante Almagro.

Pero no sólo los delanteros respondieron. Somoza estuvo a la altura de sus credenciales, Velázquez dio soluciones acordes a sus antecedentes inmediatos, y Yerituvo una recta final muy alta. También Moyano tuvo atajadas de arquero de equipo campeón y el pibe Emanuel Iñiguez sorprendió con su aplomo de jugador adulto.

Si Aldosivi no terminó de adquirir una identidad se debe, en parte, a que en el mismo torneo tuvo dos entrenadores con ideas muy distintas. Walter Perazzo, más conservador, no pudo lograr una fisonomía de equipo protagonista, a la altura de los nombres que se habían contratado. Por su parte, Álvarez intentó plasmar una intención más ambiciosa, acorde al status del plantel. Lo logró por momentos, pero consiguió resultados que llevaron al equipo a lo más alto de la tabla. No obstante, se desdibujó en el tramo final. Los constantes cambios de esquemas y nombres generaron un desconcierto peligroso. El triunfo ante Estudiantes de San Luis, con más empuje que juego, sirvió para apagar el incendio y encaminar el ascenso.

En un torneo parejo y sin un equipo descollante, Aldosivi logró el objetivo por la calidad de sus individualidades. Un argumento que en la mayoría de los casos resulta insuficiente, pero que no deja de recordar quiénes son los actores más importantes en este deporte.

Comentá y expresate