Enrique Adolfo Mentz conducía a alta velocidad y en estado de ebriedad en la vieja traza de la ruta 38, antes de llegar a Río Seco (Tucumán). El docente de 40 años se fue a la banquina y atropelló a cuatro adolescentes que volvían de una fiesta. Luego se quitó la vida.

Gonzalo Saracho (16) fue arrastrado una cuadra por el conductor y falleció en el acto, mientras que Lourdes María Roldán (17), Sofía Tamara Herrera (16) y Elín Gabriel Artaza (20) quedaron tendidos en el piso con heridas de gravedad.

“No sé lo que le pudo haber pasado al hombre, pero salió de su carril a alta velocidad y se fue a la banquina por la que iban los chicos en grupo. Tras embestirlos, siguió zigzagueando con uno de ellos encima del capot. En su marcha, por poco se precipita a una acequia de desagüe. El joven cayó más adelante y el automovilista siguió. Después de avanzar unos metros, regresó enseguida a ver lo sucedido”, contó a La Gaceta de Tucumán un vecino.

Cuando llegó la policía al lugar, Enrique Adolfo Mentz fue encontrado sin vida en su vehículo, un VW Suran. El docente se habría quitado la vida con un arma al ver las consecuencias de sus acciones.

Ahora los investigadores analizan los motivos del accidente y, entre las hipótesis, no descartan que el hombre se hubiera quedado dormido mientras conducía o incluso que estuviera borracho o drogado, lo cual se determinará en las pericias.

El caso quedó en manos de la Fiscalía de Instrucción II del Centro Judicial de Monteros.

Comentá y expresate