Un bebé de seis meses murió después de sufrir botulismo por comer miel. El caso ocurrió en Tokio, Japón, y fue divulgado por el diario The Japan Times. Según la publicación, hacía un mes que le daban miel mezclada con un jugo.

Los pediatras y nutricionistas recomiendan que los pequeños sólo pueden ingerir miel después del primer año de vida debido al riesgo de contaminación por la bacteria clostridium botulinum que causa el botulismo.

La bacteria resulta inocua en la miel, pero puede ser letal cuando contamina el intestino grueso de un bebé, ya que se liberan toxinas que originan un trastorno neurológico grave.

Los padres del niño aseguraron que no sabían del riesgo de la miel. Y contaron que ellos daban miel y jugo al bebé de seis meses porque creían que eso era bueno para su salud.

El nene quedó internado después de comenzar a sufrir convulsiones y tener dificultades para respirar. Los exámenes realizados en el hospital señalaron que la miel estaba contaminada.

El menor quedó un mes internado, pero desafortunadamente no resistió y falleció. El botulismo es tan peligroso para menores de un año porque los pequeños todavía tienen un sistema digestivo muy prematuro y esta bacteria produce justamente una toxina que afecta el intestino.

Comentá y expresate