Un ciudadano de nacionalidad brasilera, también miembro de la familia gitana a la que pertenecen los acusados por el doble asesinato del diputado nacional Héctor Olivares y su asesor Miguel Yadón, se convirtió hoy en el séptimo detenido en esta causa.

Fuentes judiciales confirmaron que a Castro Iglesias Montoya, de 58 años, lo capturó personal de la Policía Federal cuando merodeaba en cercanías del Congreso, la misma zona donde hace ocho días se cometieron los crímenes.

Los datos recabados durante la investigación indican que Montoya es suegro de Juan José Navarro Cádiz, señalado como el autor de los disparos y en pleno trámite para ser extraditado desde Uruguay, donde había sido interceptado y atrapado horas después del hecho junto a Juan Jesús Fernández, el otro ocupante del auto desde el que se realizó el ataque a tiros contra las víctimas.

Montoya, a quien además se le secuestró un automóvil, había sido mencionado por Fernández durante la declaración indagatoria que afrontó este martes. Entonces afirmó que aquel fue parte del grupo que durante la madrugada previa al ataque se movió en medio de una salida en al que consumieron bebidas alcohólicas.

El juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrades indagarán a Montoya esta tarde en oficinas del Juzgado en lo Criminal y Correccional 16. Para esta misma jornada también está previsto que se tome declaración a Navarro Cádiz.

Los otros cinco detenidos en el marco de esta causa son Estefanía Fernández Cano, hija de Juan Jesús Fernández; Luis Cano, Rafael Cano Carmona y Miguel Navarro Fernández.

Yadón y Olivares caminaban el pasado jueves 9, poco antes de las 7, por la Plaza de los Dos Congresos cuando fueron alcanzados por disparos realizados con una pistola calibre 40 desde un automóvil Volkswagen Vento –luego se confirmaría- ocupado por Juan Jesús Fernández y Navarro Cádiz. El primero falleció en el acto mientras que el legislador permaneció internado en gravísimo estado hasta el domingo, cuando se confirmó su deceso.

Comentá y expresate