El ingeniero electrónico Eduardo Hurtado, ex presidente de Ecogas, asumirá este martes al frente de Arsat. Luego de dos meses de acefalía, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, puso a cargo de la empresa tecnológica estatal a un hombre que hizo gran parte de su carrera profesional en empresas de la familia Macri y en Ecogas, que luego fue comprada por Nicolás Caputo, íntimo amigo del Presidente.

Es que los principales pergaminos de Hurtado son haber trabajado durante 14 años en IECSA, cuando la constructora era de SOCMA (Sociedad Macri) y otros 20 años en Ecogas, hasta el año 2011. Dos años después, el 23% del accionista mayoritario (Sadesa) pasó a ser de la familia de Nicolás Caputo, a quien el Presidente considera "hermano de la vida".

Raúl Martínez, secretario de Infraestructura Tecnológica y País Digital del Ministerio de Modernización, funcionó los últimos dos meses como virtual CEO de Arsat, desde que Rodrigo de Loredo dejó la presidencia, por ser el yerno del ministro Oscar Aguad. Pero lo suyo fue "una transición" hasta que el Gobierno encontró un nuevo presidentepara la empresa tecnológica estatal. De todos modos, Martínez integra el directorio de la compañía desde agosto de 2017, es el vicepresidente y "hombre fuerte" de Arsat.

Martínez ingresó a SOCMA hace mucho tiempo y es un hombre de absoluta confianza de Ibarra y de Macri, con quienes trabaja desde hace más de 30 años, cuando arrancó en la empresa Sevel y tuvo algunos problemas con la Justicia por su tarea desarrollada ahí. Luego lo acompañó a Macri en el gobierno porteño, como director ejecutivo de la Agencia de Sistemas de Información. Y de allí pasó a ser el virtual viceministro de Modernización, bajo la gestión de Ibarra.

Como Hurtado y Martínez, Ibarra ingresó a SOCMA hace mucho tiempo, aunque en su caso fueron 40 años. Desde entonces, su vida profesional estuvo ligada con la familia Macri. Al principio, bajo la orientación del dueño del holding, Franco. Luego llegó a ser gerente de Control de Gestión en Sideco (SOCMA), cuando Mauricio era su vicepresidente ejecutivo. Al independizarse de Franco, Mauricio Macri designó a Ibarra con cargos importantes en Boca Juniors, la ciudad de Buenos Aires y el Gobierno nacional.

Arsat es de las pocas empresas públicas que logró revertir su déficit en estos años, bajo la gestión de Rodrigo De Loredo, al pasar de una pérdida de $ 314 millones en 2015, a una ganancia de $ 367 millones en 2017, según datos de la empresa estatal.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate