La Policía de la ciudad rusa de Novomoskovsk detuvo a un gato que estaba por entrar drogas a una cárcel del lugar, según informó el Ministerio del Interior de Rusia.

El animal tenía puesto un collar en el que había casi 6 gramos de hachís y 1,56 gramos de anfetamina.

En un operativo realizado por las fuerzas de seguridad detuvieron a dos personas y se les incautaron 10 gramos de anfetamina y 20 de 'spice'.

Por su parte, el gato, que anteriormente había vivido dentro de la prisión pero uno de los internos se lo llevó con él cuando salió en libertad, fue entregado a un criadero de animales.

Comentá y expresate