Un hombre asesinó este lunes a escopetazos a su exmujer en una casa de la ciudad santiagueña de Monte Quemado, tras lo cual se dirigió a la vivienda de su exsuegra, a quien también mató a tiros, y finalmente fue detenido por la Policía, informaron a Télam fuentes judiciales.

El hecho ocurrió alrededor de las 12.30, en el barrio El Porvenir, de esa ciudad ubicada a más de 300 kilómetros de la capital de Santiago del Estero, donde el detenido fue identificado por la justicia como Jorge Vidal Fecha (29), a quien se le secuestró la escopeta con la que se cree que cometió el doble femicidio.

Según las fuentes, todo comenzó cuando el ahora acusado aparentemente regresó de trabajar en su moto y se dirigió con el arma de fuego escondida en una campera hasta donde se encontraba su expareja, Yésica María Palmas (23), en la casa de una amiga de ésta.

Una vez allí, la joven fue atacada a escopetazos, tras lo cual, el agresor recorrió unos 350 metros hasta la vivienda de la madre de la víctima, Felipa Antonia Correa (39), y le efectuó un disparo en el pecho, dijeron los informantes.

Los voceros señalaron que el atacante escapó de la segunda escena del crimen aunque minutos después fue apresado por efectivos policiales alertados del hecho.

En tanto, ambas víctimas fueron trasladadas hasta el hospital de la ciudad pero murieron a raíz de la gravedad de las heridas sufridas por los disparos.

Mientras que personal de Criminalística y de Delitos Complejos trabajaba esta tarde en las dos viviendas donde se produjeron los ataques, bajo las directivas del fiscal de turno Santiago Bridoux.

"Aún se sigue trabajando, pero el hombre ya fue detenido, se secuestró el arma y el motovehículo y tenemos varios testigos, porque el hecho sucedió en plena luz del día y en dos casas", explicó a Télam el fiscal Bridoux.

A su vez, los pesquisas no detectaron hasta el momento denuncias previas por violencia de género de la expareja del sospechoso.

Sin embargo, algunos testigos habrían indicado que el atacante "molestaba" a la víctima, ya que ambos tenían en común un hijo de 2 años, el cual ahora quedó al cuidado de la familia de la joven asesinada.

De acuerdo a los investigadores, el ahora acusado era un trabajador agropecuario y se desempeñaba en una zona rural.

En tanto, el fiscal Bridoux aguarda los resultados de las autopsias aunque a simple vista ambas víctimas presentaban un disparo cada una.

Por otro lado, en dato que llamó la atención de los investigadores es que el sospechoso es, de acuerdo a su perfil de Facebook, seguidor y devoto de San La Muerte, un santo pagano, no reconocido por los cristianos y con miles de seguidores en el norte argentino.

Comentá y expresate