Se produjo un nuevo homicidio en la capital entrerriana en las últimas horas del domingo. Se trata de un parricidio, que aconteció en el barrio Toma Vieja de Paraná.

Un hombre fue ultimado a golpes en la cabeza y por el hecho de sangre detuvieron a su hijo de 18 años.

Según confirmaron fuentes policiales, el fallecido fue identificado como Rubén Aranda, de 45 años de edad.

En medio de un altercado familiar, una joven habría sido agredida y la víctima intervino para separar. Fue entonces que su hijo lo atacó y golpeó con un hierro en la cabeza hasta producirle la muerte.

El acusado fue detenido en horas de la madrugada de este lunes en el Barrio 86 Viviendas por parte del personal policial de Comisaría 14° y del 911, publicó Radio La Voz.

Comentá y expresate