Aberrante. No hay otra manera de calificar lo sucedido en Rusia, donde un hombre y una nena fueron detenidos y acusados de asesinato y canibalismo. Dentro de la vivienda que habitaban fue hallado un cuerpo sin vida, decapitado. La cabeza estaba dentro del horno.

El macabro hecho ocurrió en un inmueble de la localidad de Novinka, en la norteña región de Leningrado, donde irrumpió la policía luego de que una investigación diera indicios del crimen. Al inspeccionar el lugar, los pesquisas encontraron parte de restos humanos en una sartén y la cabeza en el horno. El resto del cadáver descuartizado también allí.

En consecuencia, los uniformados detuvieron al hombre, de 22 años, y a la menor de 12, quien también habría participado en los delitos. "Fue interrogada como testigo menor de edad y ubicada en una institución especializada para adolescentes", detallaron los pesquisas, que agregaron que "la investigación también está comprobando la información sobre el posible consumo de pedazos del cuerpo de la persona asesinada por parte de los detenidos".

La causa

Según se pudo comprobar, los apresados conocieron a la víctima, de 21 años, en un café de San Petersburgo, tras lo cual vivieron durante algunos días en su vivienda de Novinka. Todo iba bien hasta que en la madrugada de este miércoles, se produjo un conflicto entre los dos hombres que derivó en el salvaje crimen del dueño de la casa, publicó Crónica.

Por otra parte, los pesquisas también trabajan para determinar por qué los dos detenidos vivían juntos. Por este tema, el adulto está sospechado de mantener relaciones sexuales con la menor, que era buscada tras haberse fugado de la vivienda familiar, en la ciudad de Sochi, a fines de septiembre. Según declaró el sujeto, convivía con la adolescente de 12 años "por amor".

Comentá y expresate