Lula da Silva seguirá preso en Curitiba. Pese a que Rogerio Favreto, juez del tribunal federal de Porto Alegre, ordenó la liberación del ex presidente de Brasil, el presidente del tribunal, Thompson Flores, decidió mantener al líder político tras las rejas.

Desde Portugal, donde está de vacaciones, el juez Sergio Morode Curitiba intentó tallar en el asunto. Emitió su propio fallo en que subrayó que Favreto no tenía “competencia en este caso” y ordenó a la policía federal mantener en prisión al ex jefe de Estado. Al estar fuera del juego –por la feria judicial--, Moro podrá ser objeto de sanciones por esa actitud.

Favreto respondió a Moro con una reiteración de su sentencia: la liberación inmediata del preso. Allí entró en escena otro juez: Joao Gebran Neto, quien negó los fallos de Favreto. Pero este juez resultó insistente: emitió una tercera orden que imponía liberar a Lula a las 17.15 horas. Le advirtió a la Federal que, en caso de no cumplir su mandato, los agentes involucrados estarían incurriendo en un delito.

No obstante, Thompson Flores, el presidente de la cámara de Porto Alegre, decidió cortar con la secuencia y dejó a Lula detenido.

Comentá y expresate