Un jurado popular declaró culpable al filetero que asesinó a su novia Nancy Anah Segura (27) de una puñalada hace dos años en Mar del Plata. La jueza Mariana Iriani, integrante del Tribunal Oral en lo Criminal 3, resolverá el monto de la pena en una audiencia fijada para el 2 de septiembre.

Pedro Rafael Inglera (27), detenido desde junio de 2017, fue encontrado culpable por el delito de homicidio calificado por el vínculo.

El veredicto del jurado se conoció este jueves por la mañana en Tribunales, tras varias jornadas de un debate que tuvo momentos muy intensos.

En la primera jornada del juicio, Inglera declaró que la herida mortal fue producida de manera "accidental" durante "un forcejeo". "Nunca le levantaría la mano a nadie", dijo y contó que "amaba completamente" a su novia, con la que convivía desde hacía siete años al momento del hecho.

En su alegato, el fiscal del caso, Fernando Castro, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 1, planteó los lineamientos de su acusación, orientada hacia el femicidio de Segura, que prevé una pena de prisión perpetua. A la vez, decidió sumar la acusación subsidiaria de "tentativa de homicidio calificado", que prevé una pena de 10 a 15 años. Es que el fiscal consideró esta variable ante la posibilidad de que se determine que la herida que le provocó a la mujer no tenía la gravedad suficiente como para provocarle la muerte, y que el fallecimiento se produjo por cuestiones ajenas al hecho investigado.

Castro señaló que hay "elementos suficientes para tener por acreditado" que Inglera atacó a Segura con un cuchillo de cocina tras una discusión ocurrida en la vivienda que compartían en Playa Serena, en el sur marplatense.

Explicó que la joven, con quien Inglera tenía una hija pequeña, debió ser trasladada de urgencia "con una herida de 18 centímetros de profundidad" a una sala de salud del barrio, y luego al Hospital Interzonal General de Agudos, donde falleció horas después.

El defensor de Inglera, Eduardo Toscano, planteó por su parte que el fallecimiento de la mujer no era atribuible a la herida, "causada accidentalmente".

Como primera medida de prueba se exhibió en la sala, en la que se encontraban presentes familiares y allegados de Segura, una declaración brindada en Cámara Gesell por el hijo de ella durante la instrucción: el niño describió una relación marcada por la violencia y dijo que Inglera "le pegaba" a la víctima.

Inglera pidió declarar antes de que comenzaran a hacerlo los testigos, y dijo que la herida sufrida por Segura había sido "accidental": "Yo nunca le levantaría la mano a nadie".

Relató que la noche del hecho ambos habían consumido cocaína, y que él había tomado un cuchillo luego de que un chico pidiera "ayuda" por una supuesta pelea entre un hermano de Segura y su mujer.

Señaló que cuando quiso intervenir, Segura lo golpeó, por lo que él la tomó "del cuello" para poder salir de la casa. "Ella era enferma de celos, que llegaban al límite de la violencia. Se puso en la puerta y no me dejó salir".

Según detalló, tras caminar hacia la esquina, ella lo amenazó y "se puso el cuchillo en la panza", y al intentar quitarle la cuchilla ella se abalanzó sobre él y sufrió un corte en la zona abdominal, por lo que decidió trasladarla en moto a una sala de salud.

El fiscal advirtió sobre "contradicciones" respecto de dos indagatorias anteriores, y subrayó que la herida mortal no había sido en la panza, sino "en el lateral izquierdo".

Comentá y expresate