Juan Ignacio Figueroa Stazi, un marplatense de 25 años, fue encontrado muerto hace una semana en el Hostel Kamala de Montañita, en Ecuador, donde trabajaba desde septiembre del año pasado. Su familia cuestionó al dueño del lugar, y logró repatriar el cuerpo tras un pedido de ayuda desesperado.

"Dentro de todo el dolor desgarrador, la gobernación de Santa Fe se comunicó con nosotros hoy temprano para darnos la buena noticia de que personalmente se iban a hacer cargo de los costos de la repatriación de los restos de Nacho. Cabe aclarar que esto, a mi entender, le correspondería a la Cancillería Argentina y no al Gobierno de Santa Fe", escribió en su cuenta de Facebook Mercedes Stazi, mamá del joven.

La familia vivió en Mar del Plata hasta 1997 y se mudó a Rosario, donde residen actualmente. Tras enterarse de la muerte de su hijo, sus padres iniciaron una campaña en las redes y lograron juntar 2 mil dólares en concepto de donaciones para repatriar el cuerpo. Al enterarse del caso, el gobernador Lifschitz llamó a la familia y les comunicó que la Provincia se hará cargo del costo del traslado.

"¿Qué vamos a hacer con la plata que donaron? Decidimos en familia que como Nacho era muy solidario y lo conmovían mucho las víctimas de violencia de género, que ese dinero sea donado para asistir a las mismas", dijo la madre.

Embed

Las circunstancias de la muerte del marplatense generaron mucha incógnita desde un primer momento, aunque la autopsia reveló que sufrió una muerte súbita tras un paro cardíaco.

La familia contó que aún no les devolvieron ninguna de sus pertenencias, ni el documento del joven."El dueño o manager del lugar le tenía secuestrado su pasaporte por una deuda. En esos lugares se dedican a 'contratar' chicos como voluntarios para que trabajen más", sostuvo Stazi.

Nacho.jpg

"Para que trabajen más de 24 hs a los dueños no les importa la salud de esos chicos, sólo les importa facturar!. Tenemos fotos, tenemos testimonios, sabemos cómo se manejan! Lo único que reclamo son las pertenencias de mi hijo, y que no mueran más chicos en esos lugares", escribió en otra publicación la mujer.

En el mismo balneario, en 2016, dos turistas mendocinas María José Coni y Marina Menegazzo fueron asesinadas durante sus vacaciones. Una de ellas fue abusada y la otra, apuñalada hasta la médula.

Comentá y expresate