Mariúpol fue catalogada como la ciudad más asediada y atacada por las fuerzas militares de Rusia desde que comenzó la invasión en Ucrania, el 24 de febrero. Con ataques fuertemente criticados y denunciados por la comunidad internacional, como el del bombardeo al Teatro Dramático, con la importancia de la ciudad como punto estratégico por su puerto en el mar de Azov e intensos combates en la acería de Azovstal, las fuerzas rusas han tomado casi completamente el control.

De hecho, Denis Prokopenko, comandante del Regimiento Azov como teniente coronel, señaló que la cúpula militar había "dado la orden de preservar la vida y la salud de los soldados de la guarnición y dejar de defender la ciudad". Lo dijo en un mensaje grabado desde el interior de la combatida planta siderúrgica de Azovstal.

También dijo que "a pesar de los intensos combates y de la falta de suministros", enfatizaron constantemente en las tres condiciones más importantes para liberar la planta: civiles, heridos y muertos. "Los civiles fueron evacuados. Los heridos graves recibieron la asistencia necesaria; fueron evacuados con más intercambio y entrega al territorio controlado por Ucrania".

"En cuanto a los héroes caídos, el proceso está en curso. Pero espero que en un futuro próximo, las familias y toda Ucrania puedan enterrar a sus soldados con honores", añadió.

image.png

Esto podría significar que los combatientes que permanecen dentro del complejo de la acería abandonen la planta en el futuro cercano. La planta de Azovstal era considerada el último bastión de la resistencia ucraniana en la golpeada ciudad de Mariúpol, que ha estado bajo fuego ruso ininterrumpido desde el comienzo de la invasión.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ya había señalado que cerca de 2.000 soldados ucranianos que estaban en la siderúrgica se habían rendido. "Los nacionalistas se están rindiendo activamente al cautiverio. De momento, 1.908 personas han depuesto las armas", dijo Shoigu.

Más notas sobre Mariúpol en la guerra en Ucrania

El Donbás está "completamente destruido", según Volodímir Zelenski

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, dijo que como resultado de un ataque con misiles rusos en la aldea de Desna, en Chernihiv (al norte de la capital, Kiev) murieron muchas personas.

"Los ataques rusos en la región de Chernihiv, en particular el terrible golpe en el Desna, hay un análisis de los escombros, muchos muertos", dijo Zelenski.

Al mismo tiempo, señaló que hay "constantes ataques sobre la región de Odesa, sobre las ciudades del centro de Ucrania" y que "el Donbás está completamente destruido".

image.png

"Se trata de un intento deliberado y criminal de matar al mayor número posible de ucranianos", afirmó en su ya habitual tono de denuncia el mandatario ucraniano. "En el Donbás, los ocupantes intentan aumentar la presión. Hay un infierno, y no es una exageración", agregó.

Recalcó que el objetivo de los militares rusos es "destruir tantas casas, instalaciones sociales y empresas como sea posible". "Esto es lo que calificará el genocidio del pueblo ucraniano y por lo que los ocupantes serán definitivamente llevados ante la justicia", expresó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate