Un nuevo vino hecho en la provincia de Buenos Aires cuesta 9.500 pesos. Se trata de un vino alta gama de partida limitada que nació como un proyecto familiar y ahora salió al mercado en el segmento premium.

La bodega Puerta del Abra fue fundada en 2013 en un campo rodeado por el sistema de sierras de Tandilia, según publicó Clarín.

Puerta del Abra pertenece al empresario Jorge Pérez Companc, el hijo mayor de Gregorio (uno de los siete argentinos entre los empresarios más ricos del mundo), quien descubrió el potencial de las tierras de su campo El Vallecito para la elaboración de vinos para el segmento premium. A partir de sus viajes por el mundo, le pareció notar cierta similitud de la zona con la Borgoña francesa y comenzó a soñar con hacer sus propios tintos.

Sin experiencia en el rubro -lo suyo es el negocio agropecuario y también es un apasionado por el automovilismo- contrató a los expertos en análisis de suelo Lydia y Claude Bourguignon, asesores de grandes bodegas como como Romanée Conti (Francia), Vega Sicilia (España) y Harlan Estate (Estados Unidos), entre otras para que hagan un estudio minucioso del terreno.

Los Bourguignon detectaron minerales calcáreos y presencia de arcillas que les permitieron predecir el tipo de vinos que podrían elaborar con mayor calidad. A diferencia de otras regiones del país, aquí la apuesta fuerte no sería al Malbec, pero había muy buenas posibilidades con otras cepas, como blancos y espumosos.

Los primeros años de trabajo, como todo comienzo, fueron muy experimentales, con añadas de prueba de distintas uvas que se fueron plantando en las 12 hectáreas de El Vallecito. La enóloga balcarceña Delfina Pontaroli y su equipo tuvieron que aprender a lidiar con las condiciones climáticas y geográficas para obtener los mejores resultados de cada varietal.

La sorpresa fue que, finalmente, no solo se lograron blancos diferentes sino un muy buen portfolio de vinos tintos de alta gama, tal como había soñado Jorge.

Así, lo que comenzó como un proyecto personal de Jorge Pérez Companc se transformó en un proyecto comercial y hoy Puerta del Abra tiene su línea de vinos premium llamada Insólito, con siete cepas: tres blancas y cuatro tintas, todas en partidas limitadas de alta gama.

Dos de los tintos, el Pinot Noir 2020 y el Cabernet Franc 2018, captaron la atención del crítico Tim Atkin, quien en el reporte 2022 les otorgó a ambos 92 dignísimos puntos teniendo en cuenta que se trata de flamantes etiquetas de un terroir desconocido en el país hasta el momento. El británico definió al Pinot como "muy excitante" y al Cabernet como "la evidencia del potencial" de esta zona cercana al Atlántico.

Estos son precisamente los vinos más caros del portfolio de Puerta del Abra, con un valor sugerido de $ 9.500 tanto para venta directa en la bodega (www.puertadelabra.com) como para algunas vinotecas y restaurantes seleccionados de Buenos Aires y Mar del Plata (Don Julio, Chila, Sarasanegro.

Le siguen en precio el Bonarda 2018 ($ 6.500), Tannat y Riesling ($ 6.000), el exclusivo Chardonnay Velo de Flor ($ 5.400, solo 500 botellas) y el Albariño ($ 4.300). El Bonarda y el Chardonnay solo se consiguen a través de venta directa pero a través de la web o redes sociales, ya que la bodega no recibe visitas turísticas.

Con partidas que no superan las 2.500 o 3.000 botellas por varietal, Insólito es una grata sorpresa para aficionados al vino abiertos a experiencias de vanguardia, dispuestos a conocer (e invertir en la compra de una botella de este segmento) lo más nuevo de la viticultura Argentina.

La evolución de la línea dependerá, de diversos factores, pero por lo pronto, las condiciones geográficas y humanas parecen dadas para que se sigan produciendo vinos de calidad.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate