Un perro, llamado Leo, esperó a sus dueños en Tailandia al borde de la ruta durante cuatro años y el final de la historia fue insospechado. La historia de Leo fue compartida hace poco en la red por un internauta tailandés y dada a conocer por China Press.

El muchacho vio a Leo dando vueltas por la ruta, como si estuviera abandonado, antes de que apareciera una mujer que vino a alimentarlo. Después de preguntarle a la mujer, descubrió que Leo había estado esperando en ese mismo cruce durante cuatro años, cuando sus dueños se bajaron a cargar nafta y lo perdieron.

perro ruta 3.jpg

La señora Pinnuchawet le dijo al hombre que había intentado cientos de veces llevar a Leo a su casa ya que estaba delgado y tenía lepra, pero después de unos días el perro escapó y volvió a la ruta.

Como el animal no quería ser movido del lugar, la mujer le llevó todos los días la comida. Cuando estaba demasiado ocupada para ir, su familia alimentaba a Leo en su lugar.

Los internautas se emocionaron con la historia y compartieron la ubicación de Leo en las redes sociales, con la esperanza de encontrar a sus dueños.

Y la vida se acordó de Leo, cuando una familia se contactó con el internauta que había visto al perro. Le dijeron que era idéntico a su animal, BonBon, que se había perdido cuatro años atrás cerca del lugar donde él ahora esperaba.

perro ruta 2.jpg

El propietario del perro, de apellido Noi, explicó que iban de vacaciones cuando se detuvieron en una estación de servicio y se dieron cuenta que BonBon ya no estaba en el auto. Estuvieron horas buscándolo por los alrededores, no lo ubicaron y siguieron su camino ya sin él.

La familia creyó que BonBon ya estaría muerto y se asombraron cuando lo vieron en la red. Fueron hasta el lugar y comprobaron que efectivamente era. En el reencuentro, el perro se emocionó tanto como sus dueños, pero cuando quisieron subirlo al auto, se negó a seguirlos. Hubo varios intentos y todos fueron negativos.

La señora Pinnuchawet hizo una prueba. Trató de llevar a BonBon/Leo a su casa, y el animal fue con total tranquilidad. La familia Noi se dio cuenta que BonBon ya había elegido su destino.

Los Noi prometieron volver a verlo cada tanto y hasta se encargaron de los gastos de su cura médica que comenzó este sábado 14 de septiembre.

BonBon dio una prueba de amor que solo los perros pueden entregar: esperó 4 años a sus dueños al borde de la ruta. Pero al momento de decidir, su corazón le indicó que su nueva casa debe ser la de los Pinnuchawet, esa familia que en estos cuatro años también demostró fidelidad y amor, no olvidándose nunca de él.

Comentá y expresate