Un perro mestizo, blanco y negro corre por un patio. Detrás de él, el dueño y otros perritos más lo persiguen a toda velocidad. Como si supiera que las imágenes van a viralizarse y dar la vuelta al mundo, el ladrón de cuatro patas hace valer cada uno de los 38 segundos que dura el video.

En redes sociales todos hablan de la hazaña. Pese a que no es la primera vez que circulan videos como este en Internet, cada vez que hay uno nuevo, el efecto que genera es hipnótico. La manera en que la camarita enfoca justo su nariz en primer plano, el modo en que recorre diferentes patios de vecinos, siendo perseguido con la cámara entre los dientes.

Embed

Comentá y expresate