Tras los llamados de los vecinos al 911 por disturbios, un móvil de la Policía Bonaerense llegó hasta la calle 12, entre 90 y 91, en la localidad de La Plata. En el lugar, los efectivos se encontraron con dos hombres alcoholizados que estaban generando disturbios. Al identificarlos, se llevaron una gran sorpresa.

Uno de los sujetos era un ladrón que había entrado y salido de la comisaría en varias oportunidades, por lo que era conocido por los efectivos. Sin embargo, lo más llamativo fue cuando reconocieron que el otro hombre era un efectivo de la Bonaerense.

Una vez realizados los trabajos de rigor, el policía borracho se opuso al arresto y golpeó a uno de sus colegas, según publicó Crónica.

El hecho ocurrió este jueves cerca de las 10 en el barrio Monasterio de la capital provincial. El primero en mostrar resistencia cuando quisieron identificarlos fue el policía, que le pegó un golpe en la cara a uno de los agentes mientras gritaba que "tenía aguante y no se iba a dejar requisar".

El agente gritaba que tenía aguante y no se iba a dejar requisar.

Para reducirlo, los policías debieron solicitar refuerzos. Una vez reducido en el piso, creyeron que el hecho había finalizado. Sin embargo el que reaccionó fue el ladrón, quien para tratar de sacarle las esposas e hirió a otros dos policías.

La situación amenazaba con salirse de control justo cuando llegaron los refuerzos y los dos hombres terminaron detenidos.

Se conocen desde chicos porque viven en el mismo barrio y son amigos.

"Se conocen desde chicos porque viven en el mismo barrio y son amigos", dijo una fuente cercana a los dos sujetos. La causa fue caratulada como "atentado, resistencia a la autoridad y lesiones" y será investigada por la fiscal Ana Medina.

En tanto, Asuntos Internos desafectó de la fuerza al policía detenido y se le secuestró el arma reglamentaria.

Comentá y expresate