Una beba de un año y cinco meses que se encontraba en la puerta de su casa murió al ser aplastada por una camioneta. “Estamos destruidos, no podemos creer lo que pasó con Roma”, expresó la mamá en medio del dolor.

El trágico hecho ocurrió en la ciudad cordobesa de Río Cuarto cuando el conductor del vehículo, un hombre de 37 años, llegó hasta la casa para descargar unos objetos de su camioneta Ford F100 y la estacionó marcha atrás.

Nicolás Bracamonte, pareja de la madre de la niña, comentó al portal Puntal, que fuera del horario de trabajo como albañil realiza quema de huesos. “En la tarde del viernes, Ariel Díaz me trajo huesos y le entregó las cenizas. Cuando se sube a la chata, agarro a la nena, pero la suelto para levantar una lata y en ese momento arrancó la camioneta y sale. Ahí me doy cuenta de que la bebé no estaba a mi lado y cuando quiero reaccionar ya la había pisado”, detalló.

El hombre intentó socorrer a la pequeña. “No la vio, no se dio cuenta, por lo que le comienzo a gritar y recién paró cuando estaba en la calle y le hago señas de que había pisado a la nena que tenía en mis brazos”, relató el padrastro de Roma.

Rápidamente, el conductor y el Bracamonte la trasladaron hasta el dispensario S24 pero pese a los intentos por reanimarla, la niña ya se encontraba sin vida.

“Estamos destruidos, no podemos creer lo que pasó con Roma”, manifestó Iris Mansilla, mamá de la pequeña y responsabilizó al hombre de 37 años. “Entiendo que la nena se puso delante de la camioneta, pero se tendría que haber fijado, podría haber tenido más prudencia sabiendo que había una beba”, reclamó.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate