En Mar del Platauna familia tipo necesita en el mes de un ingreso de $18.353,88 para no caer en la pobreza y $7.400,76 para no estar en la indigencia. Las cifras se desprenden de un estudio realizado en la ciudad por la Fundación CEPES -Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales- sobre los 52 productos alimenticios de la Canasta Básica Alimentaria -CBA- que definen la Línea de Indigencia.

Respecto de enero del presente año, requirió $ 2.303,62 adicionales para cubrir el costo de la canasta de pobreza, que representa un incremento del 14,35 %. Con respecto a junio de 2017, requirió $ 4.102,25 adicionales para cubrir la misma canasta, que representa un incremento del 23,59 %.

Si a la Canasta Básica Alimentaria (CBA) se le incorporan los gastos en bienes y servicios no alimentarios, se determina la Canasta Básica Total (CBT), que define la Línea de Pobreza. De este modo, aquellos hogares en donde el ingreso no supera la Canasta Básica Total (CBT) se encuentran por debajo de la Línea de Pobreza.

El presente trabajo, dirigido y coordinado por la Lic. Claudia Lombardi, se llevó a cabo los días 28 y 29 de Junio de 2018 en la ciudad de Mar del Plata. Se realizaron relevamientos de precios en diversas bocas de expendio, recayendo la información tomada en góndolas de supermercados por ser los comercios minoristas de mayor venta.

Para la elaboración de este índice se utilizaron los criterios correspondientes a la Canasta Básica de Alimentos (CBA), que define la Línea de Indigencia, la cual tiene en cuenta los hábitos de consumo de la población. La CBA calcula el costo de la misma para lo que se designa como “Adulto Equivalente”, la cual nos indica las necesidades energéticas de un varón de 30 a 59 años. Para calcular el valor de la CBA familiar se determinan las unidades consumidoras para una composición del hogar tipo, en este caso, de la ciudad de Mar del Plata. Un “adulto equivalente” es igual a “1” adulto jefe de hogar, mientras que su esposa representa “0,74 de adulto equivalente” en una familia tipo, según las necesidades de unidades de alimentación a consumir. Un hijo de 5 años equivale a 0,63 de adulto equivalente y una hija de 8 años equivale a 0,72 de adulto equivalente.

Se destacan los aumentos de precios arvejas en lata (14,65 %), aceite (14,59 %), hortalizas (13,73 %), té (13,63 %), dulce de batata (13,52 %), harina de maíz (11,28 %), , mientras que hubo bajas en mermelada (14,83 %) , huevos (13,79 %), papa (10, 24 %), batata (10,06 %), frutas (8,80 %), pollo (8,41 %).

Las mayores diferencias de precios para los mismos productos y peso entre distintos comercios, se registraron en : Asado (130,96 %), batata (121,40 %), papa (111,51 %), zanahoria (87,25 %), naranja (84,80 %), Té La Virginia (80,06 %).

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate