La canasta básica total, considerada como la cantidad mínima de alimentos, indumentaria y servicios necesarios, aumentó 4,3% durante febrero y una familia tipo necesitó $27.570,43 para evitar caer bajo la línea de pobreza, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El número es $9.700 más que hace un año y apenas $7.000 menos que el salario promedio de la economía.

En tanto, la canasta básica alimentaria, que marca el umbral de indigencia de la población, subió un 5,1 por ciento. Las dos canastas aumentaron por encima del 51,3% que arrojó el IPC de febrero en el cálculo de los últimos 12 meses.

Tanto la canasta básica alimentaria, como la total que incluye servicios esenciales se encareció en febrero más que la suba promedio del índice de Precios al Consumidor.

El Indec toma como parámetro un ejemplo de hogar con cuatro integrantes (compuesto por un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años).

El organismo también difunde datos de un tipo de hogar de tres integrantes (compuesto por una mujer de 35 años, su hijo de 18 años y su madre de 61 años) y de cinco integrantes (un varón y una mujer, ambos de 30 años, y tres hijos de 5, 3 y 1 año).

canastas febrero.JPG

Comentá y expresate