Una joven de 14 años murió luego de que su teléfono celular explotara en su almohada mientras dormía, según reportó el periódico británico The Mirror.

Alua Asetkyzy Abzalbek se acostó en su cama escuchando música en su casa en Bastobe, Kazajistán. A la mañana siguiente, fue encontrada muerta con la batería del teléfono en llamas junto a su cabeza.

Alua Asetkyzy Abzalbek.JPG

Se cree que la víctima murió en el acto de la explosión. Su cuerpo mostraba que sufrió graves heridas en la cabeza. El caso se suma a decenas de accidentes similares reportados en los últimos meses desde distintas partes del mundo.

Varias investigaciones han advertido sobre los riesgos de utilizar cargadores genéricos debido a que la mayoría de este tipo de productos no pasan las pruebas de seguridad básicas y por lo tanto el riesgo de sufrir siniestros es mayor.

Por ejemplo, un estudio realizado en Reino Unido por Electrical Safety First señaló que de 64 cargadores genéricos de Apple, el 58 % falló el test de resistencia eléctrica. El informe recomienda prestar atención a los dispositivos mientras se cargan.

Luego de que se conociera su trágica muerte, muchos de sus seres queridos se despidieron a través de las redes sociales. Ayazhan Dolasheva, la mejor amiga de Alua, de 15 años, escribió: “Todavía no puedo creerlo”.

“Fuiste la mejor”, escribió. "Hemos estado juntas desde la infancia. Es tan difícil para mí sin ti. Te echo mucho de menos. Me has dejado para siempre”.

Comentá y expresate