Una joven de 23 años que viajaba como acompañante en una motocicleta murió y el conductor resultó con lesiones tras un choque con un automóvil manejado por un mayor de edad que al que le dio positivo el test de alcoholemia al que fue sometido.

Fuentes policiales confirmaron que el caso fatal se registró durante la madrugada del domingo en la intersección de Olazábal y Gastón, donde una moto Yamaha en la que se movilizaba una pareja embistió a un Fiat Siena con cuatro ocupantes.

El fallecimiento se confirmó a media mañana. Según se pudo conocer, la víctima presentaba golpes muy importantes en el cráneo y tórax. Ni ella ni su compañero llevaban casco. Un equipo de asistencias médicas la atendió en el lugar y la trasladó ya en muy grave estado al Hospital Interzonal General de Agudos (Higa), donde murió poco después de las 17. Fuentes judiciales indicaron que la joven se llamaba Yamila Escalante.

Quien viajaba con ella también tiene 23 años y quedó internado en el mismo establecimiento, aunque con heridas que no revisten peligro para su vida. Se constataron fracturas por las que estaba siendo atendido.

En cuanto al automóvil con el que impactó la moto se pudo conocer que el conductor, sometido al correspondiente examen, tenía 0,37 gramos de alcohol en sangre. Para la legislación provincial el máximo no punitivo es 0,5, en tanto para el municipio la tolerancia es cero.

El fiscal Rodolfo Moure, a cargo de la investigación, dispuso en principio la aprehensión de quien estaba al volante del Fiat Siena y luego lo liberó, previa formación de causa por homicidio culposo –misma acusación se formalizará al conductor de la moto- y lesiones culposas.

Comentá y expresate