Una joven madre fue detenida junto a tres adolescentes y un mayor luego de varias denuncias de vecinos sobre una explotación sexual de la que eran víctimas al menos cuatro niños.

Los abusos, que recién trascendieron en las últimas horas, ocurrieron el fin semana en la provincia de Salta. Los vecinos consultados dijeron que la noche de los abusos fue de terror ya que se escuchaban los gritos de los niños cuando eran violados.

En ese momento, tres mujeres vecinas fueron personalmente a buscar a la policía. Una de las mamás declaró en las redes sociales que el juego perverso de cinco hombres, tres adolescentes y dos mayores consistía en hacerle perder la partida a la mamá e iban desvistiendo a los niños hasta que finalmente eran violados por todos los presentes.

Si perdía el juego de las cartas, los chicos debían desnudarse (y luego eran abusados)”, graficó una vecina y testigo de los hechos.

Otra habitante del barrio dijo que escuchó los desgarradores gritos de una niña que estaba siendo violada y a su propia madre que la calmaba diciéndole “te va a doler, pero tenés que aguantar”, aunque la vecina aclaró que utilizó otras palabras más violentas.

La vecina dijo que tuvieron que reunirse, poner una persona en cada esquina para que no huyan, buscar a la policía para poner fin a los abusos. En el lugar secuestraron colchones con manchas de sangre, alcohol, vino, gaseosas, cigarrillos y una jarra que contenía unos tres litros de vino con gaseosa que estaban ingiriendo mientras jugaban la partida de cartas, cuyo "premio" era la violación de los menores, hijos de la dueña o moradora del lugar, publicó El Tribuno.

El periodista Ángel Teseira aseguró que existen innumerables vecinos que pueden testificar el horror que se vivía en ese asentamiento y que necesitó de la valentía de tres madres para poner fin a los abusos. Fuentes señalaron que son cinco los niños y que al menos cuatro de ellos fueron violados en varias ocasiones y en distintas partidas de cartas, donde los visitantes ponían dinero en juego y la mamá a sus hijos para saldar las apuestas.

Un vecino y papá de seis hijas dijo que le duele mucho la situación porque sabía que entre los chicos había uno de solo tres años. “Llamábamos a la policía y nunca venía, nadie da la cara, ni la fiscal que vino hoy”, dijo.

Escalofriantes detalles

Los niños vivieron tres días de terror ya que los abusos, o los intentos de abuso, habrían comenzado el viernes pasado. Ese día el mayor de los hermanos se habría opuesto tenazmente a la violación de su pequeña hermana, lo cual habría generado el primer escándalo en la vía pública. Los intentos habrían continuado el sábado cuando los vecinos escucharon y tomaron intervención aunque no pudieron llamar a la Policía. Hasta que el domingo tras la llegada al domicilio de los abusadores, los vecinos llamaron a la fuerza pública que procedió a la detención.

La situación de la familia compuesta por una madre de 32 años y ocho hijos es de extrema pobreza, ocupando un terreno perteneciente al barrio Nueva Esperanza II el cual fue usurpado, donde solo pudieron levantar una choza recubierta por plástico negro, viven totalmente expuestos a las inclemencias climáticas.

Incidentes aberrantes

Con respecto a lo ocurrido durante el fin de semana, algunos vecinos contaron: “El viernes escuchamos una gran pelea en la calle, pensábamos que era cosa de jóvenes, cuando salgo veo que la cosa esta pasando a mayores, se escuchaban amenazas con puñales, entre esos ruidos logro llamar a la policía y ellos vienen, pero los ven venir y la madre esconde a los niños y todo quedó en nada. Este lugar es muy oscuro de noche, no pudimos ver los rostros de los involucrados, ahora cuando todo termina, la madre le pegó al hermanito mayor, una vecina escuchó todo y se enteró que ese niño había defendido a una de sus hermanas de ser abusada, a la nena la tenían en la orilla de la cama y un hombre la estaba tocando. Eso lo hizo reaccionar para defenderla y fueron los gritos y ruidos que escuchamos todos después”.

El sábado la situación se repitió. “Una vecina escuchó como una nena de 10 estaba siendo abusada y ella lloraba mientras la mamá la calmaba diciendo que iba a doler pero que aguante.Como esta vecina no tiene celular no pudo llamar a nadie, recién el domingo temprano me avisan de esta situación, junto con otros vecinos nos pusimos en alerta. Como el abuso no se pudo concretar el viernes, entonces el abuso se hizo el sábado. El domingo a la tarde ingresan cinco masculinos, dos de ellos mayores y tres menores, estaba la madre bebiendo alcohol, y se pusieron a jugar a las cartas. Un vecino nos alertó que la madre estaba volviendo a entregar a sus hijos para actos sexuales, yo voy por el fondo de mi casa y puedo comprobar que era verdad, llamamos al 911 para que escuche e intervenga. Esto fue alrededor de las 22, por suerte llegaron y nosotros colaboramos con ellos para que puedan realizar los arrestos”.

Comentá y expresate