Esta vez no fueron opiniones de analistas ni versiones del mercado. La calificadora internacional Moody´s bajó la calificación de Arcor por considerar que la compañía de Luis Pagani esta demasiado endeudada en dólares en relación a sus ingresos.

La calificadora empeoró la perspectiva de la deuda argentina y esto arrastró a provincias y empresas. Pero Arcor se llevó la peor parte. Fue la única compañía argentina a la que le empeoró directamente la calificación de su deuda, no ya la perspectiva.

Arcor perdió la categoría "Triple A" y vio su calificación afectada por su elevado endeudamiento en dólares, un dato estructural que en su momento reveló este medio y le valió un furioso comunicado de la compañía.

"Las calificaciones en escala global y nacional de estas compañías fueron afirmadas, a excepción de Arcor S.A.I.C., cuya calificación en escala nacional fue rebajada a Aa1.ar desde Aaa.ar", señaló Moody's, al explicar porque sólo la empresa de Pagani había sido tan mal evaluada.

Según informó La Política Online, la calificadora explicó que la mala nota a la empresa de golosinas "se basa en el deterioro del perfil crediticio general de la compañía. En particular, el apalancamiento medido por deuda ajustada a Ebitda se incrementó a 4.2x en el año fiscal finalizado en diciembre de 2018, desde 3.7x en el año fiscal 2017, como resultado de la reexpresión de los estados financieros de 2018 y 2017 con la aplicación de la regla contable NIC 29 para economías hiperinflacionarias, la fuerte depreciación del peso argentino en 2018 y la alta proporción de deuda denominada en dólares estadounidenses de la compañía".

Moody´s también señaló que estos datos negativos se vieron complementados con otras realidades poco alentadoras "el perfil de liquidez de la compañía también se vio afectado negativamente por la depreciación de la moneda, y el efectivo a deuda a corto plazo disminuyó a 44% a diciembre de 2018, desde 63% en 2017".

La empresa viene de cerrar dos plantas en Mendoza, una en San Pedro y dar vacaciones forzadas a parte de su personal en Córdoba. Además tuvo que inyectar 1.000 millones en La Campagnola para compensar parte de sus pérdidas. La calificadora Fitch ya había advertido sobre la delicada situación que enfrentaban alimenticias como Arcor.

Comentá y expresate