En toda crisis hay una oportunidad, repiten una y otras vez aquellas personas exitosas en el mundo de los negocios. Una afirmación que sin duda puede corroborar esta mujer estadounidense llamada Amanda, quien pasó de estar sin trabajo a millonaria en pocos años.

Mucho antes de la pandemia de coronavirus, el comercio electrónico logró cambiar los hábitos de la gente, impulsándola a comprar por internet... Pero también a vender.

Y no solamente objetos de segunda mano, sino también diseños originales hechos a mano que puede hacer que algunos usuarios se ganen la vida.

amanda 2.jpg

De desempleada a millonaria

Amanda es una tiktoker que explicó cómo en su peor momento terminó ganado mucho dinero.

Según reconstruyó Clarín, la mujer, que entonces tenía 30 años, se quedó completamente destruida cuando perdió su trabajo de repente.

"Sabía que iba derecho a la bancarrota", explicó la mujer en su video viral. "Mi marido compró comida china esa noche para animarme y ahí empezó todo.

Embed
@someonefromthe80s

100% true story. I will keep that fortune until the day I die. #etsy #femaleentrepreneur #successstory #femalebusinessowner

♬ original sound - JD

Predicción en la galleta de la suerte

Con la comida que pidió la pareja venía una conocida "galleta de la suerte". "Tendrás un éxito inesperado en los negocios", podía leerse en el trozo de papel.

Y fue como una señal para Amanda. "No tenía ninguna idea de negocios, pero no tenía nada que perder".

Un mensaje en una galleta de la suerte fue el disparador para que la mujer se convierta en millonaria.

Así fue que Amanda ahorró 160 dólares compró una máquina cricut, una troqueladora que sirve para hacer diseños de costura, pegatinas y demás tipos de objetos decorativos.

Embed
@someonefromthe80s

100% true story. I will keep that fortune until the day I die. #etsy #femaleentrepreneur #successstory #femalebusinessowner

♬ original sound - JD

Con este aparato y muchas ideas en su cabeza, decidió abrir una tienda en el portal online Etsy en el que vendía sus productos. Y de la noche a la mañana, dos de sus diseños se hicieron virales.

"Sin comerla ni beberlo, me hice millonaria. Mi marido dejó su trabajo e invertimos todo en la tienda durante los siguientes cinco años", aseguró Amanda, quien no le teme a los números: "Hoy mi negocio vale 12 millones".

Con mucho esfuerzo, una pequeña suma de dinero invertida y la suerte de que sus diseños ganaran notoriedad, Amanda pudo salir de una situación que pintaba para dramática.

"Confía en el universo, busca una señal y mantén la cabeza bien alta", animó a los usuarios de los comentarios.

Comentá y expresate