En Los Angeles todos hablan de Laquisha Jones. Una mujer robusta, de 30 años y madre de una niña de 4 años, que se convirtió en noticia por el ataque a un anciano de 91, en un confuso episodio ocurrido el 4 de julio pasado. Este jueves ella se presentó ante la Justicia pero se negó a declarar y, según informó el fiscal Frank Dunnick, será sentenciada a una condena de hasta 15 años de prisiónen febrero próximo.

Eran las 8 de la noche y Laquisha caminaba junto a su hija por el barrio Willowbrook cuando se cruzó con Rodolfo Rodríguez, un anciano de 92 años, de origen mexicano. Ella acusó al hombre de golpear a su hija y de un momento al otro comenzó a insultarlo."Volvete a tu país, ¿qué hacés acá?", increpó y arrancó su enfurecido ataque.

Misbel Borjas, una vecina del barrio, pasaba por la zona en ese momento y se detuvo a ver lo que ocurría. A unos pocos metros de distancia vio como Laquisha Jones empujó al anciano al suelo, tomó un ladrillo del piso y le pegó en la cara. En ese instante otros cuatro hombres aparecieron y empezaron a patear a Rodríguez, que sufría la golpiza, indefenso en el suelo.

abuelo.jpg

Cuando la testigo trató de grabar lo que pasaba con su celular, Jones se dio cuenta y le lanzó el ladrillo con el que le había estado pegando a Rodríguez. Misbel Borjas, relató que en ese instante llamó a la policía y luego le preguntó a la mujer por qué estaba atacando al anciano. "Trató de tocar a mi hija", respondió la mujer."Eso es una mentira", fue la respuesta de Borjas.

Rodríguez, que no habla inglés pero es un residente legal en Estados Unidos, fue hospitalizado y su familia inició una campaña solidaria para poder pagar los costos del tratamiento médico necesario para su recuperación. Tenía la mandíbula quebrada, los pómulos rotos, dos costillas partidas y contusiones en la cara, la espalda y el abdomen. Nunca entendió los motivos del ataque.

Días más tarde la mujer fue detenida y este jueves se presentó ante la Justicia, aunque no declaró. El fiscal Dunnick aseguró que se negó a responder la acusación y describió que no admitió ni disputó el cargo de haber golpeado a un hombre de 91 años. A pesar de los insultos racistas de la mujer hacia el hombre, el caso no fue tratado como delito de odio en el juicio, lo que redujo la gravedad del hecho y por lo tanto los años que Jones podría pasar en prisión.

Mientras tanto, ella espera la sentencia en el Century Regional Detention Facility. El 28 de febrero deberá presentarse nuevamente ante las autoridades para conocer la condena que recibirá. Según apuntó el fiscal, hubo un acuerdo negociado de culpabilidad y podría pasar hasta 15 años en prisión.

El video que grabó la testigo en el que se ve al hombre ensangrentado tras el ataque y la foto de Jones con el ladrillo en la mano se viralizaron en las redes sociales. "Yo sólo soy un pobre viejo, no merezco esto", aseguró Rodríguez a los medios.

Fuente: AP

Comentá y expresate