San Lorenzo cumplió un sueño largamente acariciado, que tuvo una frase emblemática que se hizo bandera de lucha y reivindicación: "La Vuelta a Boedo".

Y el primer paso para que ese anhelo empiece a tener visos de realidad ocurrió simultáneamente con la expiración del mes de junio, instante en que socios, hinchas, dirigentes, deportistas y glorias de San Lorenzo empezaron a transitar el camino de regreso al barrio de Boedo con la posesión ya oficial del predio de Avenida La Plata al 1700, donde supo erigirse el secular estadio conocido desde siempre como el "Gasómetro".

La "Vuelta" significa para todo el pueblo sanlorencista la recuperación definitiva del vínculo entre la institución y sus raíces, una relación interrumpida durante la dictadura militar de fines de los 70 y principios de los 80, cuando la Municipalidad de Buenos Aires, a cargo del brigadier Osvaldo Cacciatore, forzó al club a desprenderse de su predio en pos de un proyecto urbano nunca concretado.

Por eso esta medianoche tuvo su clímax con el concretado sueño de los hinchas del retorno de San Lorenzo a Boedo, luego de la firma de la escritura de los terrenos de Avenida La Plata ocurrida el pasado viernes. Y la espera del momento, tan emotivo como la obtención de la Copa Libertadores también tan deseada reunió, según pudo constatar Télam en el lugar, y a pesar del intenso frío (menos de ocho grados al comenzar el nuevo día), una multitud de unos 100.000 hinchas que se hicieron presentes desde temprano en el lugar.

Comentá y expresate