Era un día de clases normal en la Escuela Cristobal Colón, en el Médano de oro, San Juan. Hasta que una alumna de 11 años se descompuso. La directora y las docentes no dudaron en trasladar a la niña hasta el puesto sanitario ubicado a media cuadra del establecimiento escolar.

Allí, una médica entrevistó a la niña, quien estaba un poco reticente a ser revisada. Incluso no habría querido sacarse la campera pues con ella ocultaba su abdomen abultado. La nena está embarazada de tres meses y medio y reveló la terrible historia de abusos que habría vivido en su precaria vivienda de la villa Cristo Pobre.

A los minutos, entre llantos, la niña contó que su padrastro la sometía a constantes ultrajes. De inmediato, se activó el protocolo para casos de abusos sexuales infantiles.

La directora le dio intervención a la Policía y efectivos de la Subcomisaría Médano de oro, a cargo del subcomisario Julio Aballay y del principal Roberto García, trasladaron a la docente junto a la víctima hacia el Centro de Abordaje Integral de Niños Víctimas de abuso (Centro ANIVI) para radicar la denuncia.

Al mismo tiempo, intervinieron el fiscal Daniel Galvani y el juez Benito Ortíz, titular del Primer Juzgado de Instrucción, quienes ordenaron la búsqueda y detención del sospechoso.

También intervino, el personal del 102 de la Dirección de Niñez, que tomaron medidas excepcionales para proteger a la víctima y su hermana de 5 años de edad, trasládandolas hacia un hogar del Estado.

Los policías que intervinieron en el caso lograron interceptar y detener al padrastro de la víctima, un hombre de apellido Castillo de 42 años de edad, cuando transitaba en moto en dirección a su casa por el interior de la villa Cristo Pobre. La madre de la niña, una joven de 29 años, también fue aprehendida y por disposición judicial, fueron alojados en distintas dependencias hasta que avance la investigación.

Fuente: El Zonda

Comentá y expresate