Una nena de 13 años fue abusada sexualmente en el Hospital Evita de Lanús donde cuidaba a su abuela que se encontraba internada. El ataque fue cometido por un hombre de 28 años cuya esposa también se encontraba internada en el lugar.

El hecho ocurrió a la madrugada en el momento en que la menor fue a buscar una bebida a la planta baja y se encontró con el hombre, que la amenazó con un cuchillo, la llevó al ascensor y la obligó a practicarle sexo oral.

Además, le quitó el celular, anotó su número de teléfono y continuó acosándola con amenazas de muerte para ella y su abuela.

De acuerdo al canal C5N, la nena habría intentada escapar, pero el captor la habría agarrado, amenazado y llevado hasta la habitación donde se encontraba su abuela. La pequeña esperó a que llegue uno de sus familiares y le contó lo que sucedió.

Tras esto, realizó una denuncia penal y debió ser internada en el mismo hospital por las secuelas. Personal policial realizó una investigación en la que identificó al acusado como Diego Ramón Candia, de Monte Chingolo.

El hombre volvió al lugar para retirar a su mujer, quien estaba siendo dada de alta. Efectivos policiales encubiertos lo sorprendieron y detuvieron. La causa -caratulada "abuso sexual agravado"- quedó a cargo del fiscal Javier Gramajo de la UFI 4 de Lanús.

Las violaciones a niñas se repiten. Hace poco, se conoció otro caso de una niña violada. Fue en San Juan. La menor tenía 11 años y quedó embarazada producto de una violación de su padrastro. El hecho fue descubierto por la directora del establecimiento al que asistía, cuando la menor se resistió a sacarse en clases una campera muy abrigada. La víctima contó después que estaba embarazada y que su padrastro se cruzaba todas las noches a su cama.

Según un informe del programa Las Víctimas contra las Violencias del Ministerio de Justicia de la Nación, en los últimos dos años, el 0800 para denunciar casos de abuso sexual infantil recibió más de cinco mil llamados, de los cuales el 65% representan casos de menores. Siete de de cada 10 víctimas menores de 18 años son niñas y el 51% tienen menos de 11 años. “La proporción de víctimas de este género se incrementa a medida que aumenta la edad, a diferencia de lo que ocurre con los niños”, explican.

Comentá y expresate