El equipo del Museo Municipal de Ciencias Naturales Lorenzo Scaglia recuperó los restos de un gliptodonte prehistórico en los acantilados costeros de Playa Redonda (Ex Rancho Móvil), luego de que una familia que vacacionaba en la zona diera aviso de que se habían hallado restos fósiles.

En un trabajo multidisciplinario, que involucró los laboratorios de Paleontología, Mastozoología y Entomología del Museo que gestiona la Secretaría de Cultura -a cargo de Carlos Balmaceda-, se logró extraer partes del caparazón dorsal de esta interesante especie de gliptodonte llamada Neosclerocalyptus y cuya antigüedad data de entre 120.000 y 30.000 años.

Los fósiles habían sido divisados por una niña llamada Cielo que vacacionaba junto a su familia en esta pequeña playa en bolsillo en la UTF Playa Redonda y que, como ya había visitado el museo anteriormente y conocía la especificidad de su trabajo y el material con que cuenta, pudo reconocer en los barrancos al armadillo terrestre gigante.

aspecto de un gliptodonte exhibido en el museo de miramar

De esta manera, y tras un lento y cuidadoso proceso de excavado las y los profesionales pudieron recuperar los restos que a partir de ahora serán analizados en el renovado espacio que se ubica en Plaza España.

El Neosclerocalyptus, un gliptodonte de pequeño tamaño, tiene unas placas que forman el caparazón con un patrón de roseta muy bien definido, dominada por una figura central octogonal y figuras periféricas de menor tamaño pentagonales.

Estos armadillos terrestres gigantes están siendo investigados y cualquier resto nuevo que aparezca suma a conocer cómo vivían y desempeñaban su rol de grandes ingenieros ambientales. De hecho, en nuestro ámbito está en desarrollo el estudio de la relación entre estos gliptodontes y las abundantes cuevas prehistóricas que se encuentran en la zona y que constituyen verdaderas ciudades subterráneas producto de grandes historias para nuestra ciudad y la zona.

Comentá y expresate