Una subteniente de la Policía bonaerense recibió tres disparos de arma fuego y sufrió la pérdida de un ojo cuando dos “motochorros” la asaltaron en un kiosco y le robaron el arma reglamentaria, tras lo cual fue trasladada de urgencia a un hospital cercano, donde permanece internada en observación.

El hecho ocurrió en la esquina de las calles 128 y 4ª de la localidad bonaerense de Berazategui, donde efectivos policiales concurrieron al lugar tras un llamado al 911 que alertó acerca de disparos de arma de fuego, y constataron que la subteniente Melisa Giselle Rossi Galarza había sido baleada durante un robo.

Voceros judiciales y policiales informaron que la subteniente en instantes previos había finalizado su servicio en el Comando Patrulla de esa jurisdicción y cuando se dirigía hacia su domicilio se detuvo en un kiosco para realizar unas compras.

Cuando ingresaba al local, vestida con el uniforme policial, fue sorprendida de atrás por un delincuente armado que descendió de una moto conducida por un cómplice.

En esas circunstancias, el asaltante le quitó el arma reglamentaria y le efectuó dos disparos que impactaron en el ojo izquierdo y a la altura de la cintura, del lado derecho, de Rossi Galarza, que cayó al piso.

De acuerdo a las fuentes, cuando el ladrón huía, volvió sobre sus pasos y le realizó otro disparo a la subteniente, que dio en su mano izquierda, ya que intentó cubrirse.

Tras ello, los “motochorros” escaparon a bordo del rodado con la pistola de la policía, quien a los pocos minutos fue trasladada al Hospital de Alta Complejidad El Cruce del partido vecino de Florencia Varela

Fuentes judiciales informaron que como consecuencia del disparo en el rostro Rossi Galarza sufrió la pérdida de su ojo izquierdo, pero que esta noche había recobrado la consciencia y permanecía internada en observación.

En tanto, los investigadores obtuvieron el testimonio de una vecina del lugar, que en instantes previos al asalto vio pasar una moto con dos ocupantes, cuyo acompañante iba sin casco ni barbijo y con un arma de fuego visible, por lo que se asustó e ingresó a su vivienda, pero podría describir el rostro del asaltante.

Asimismo, se obtuvo el registro de una cámara de seguridad que captó el momento de la llegada y la huida de los “motochorros”, pero las imágenes no eran tan nítidas como para poder identificar a los ladrones.

Por este motivo, se ordenó el relevamiento de otras cámaras de seguridad ubicadas en la zona.

Interviene en la causa el fiscal Daniel Ichazo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 descentralizada de Berazategui, perteneciente al Departamento Judicial de Quilmes.

Comentá y expresate