Lucas Pertossi, uno de los rugbiers detenidos por el asesinato de Fernando Báez Sosa a la salida de un boliche en Villa Gesell, rompió el silencio este jueves y señaló: “Somos un grupo que salimos a divertirnos y la vida nos jugó una mala pasada”.

“Me duele lo que pasó, arruinar a una familia. Me hago cargo, soy responsable porque estuve y son mis amigos, no los voy a dejar morir. Somos un grupo que salimos a divertirnos y la vida nos jugó una mala pasada. Pero no por eso me voy a condenar ni me voy a entregar”, expresó Pertossi, en un mensaje de audio.

“Cada uno sabe el rol que tomó en la pelea y que se haga cargo… Yo soy, pero no lo digo todavía porque no está públicamente, pero cuando lo sea me va a importar mucho, pero voy a levantar la cabeza, no voy a estar agachando la cabeza”, señaló el rugbier detenido.

“Ahora lo que pienso es: ‘Destruimos una familia’. Sería muy egoísta pensar en mí” sostuvo Lucas Pertossi quien, al igual que el resto de los detenidos, fue trasladado a Pinamar.

Embed

Comentá y expresate