La decisión fue tomada por la juez de primera instancia en lo Penal Especializado en Crimen Organizado María Helena Mainard al denegar el pedido de la defensa de Balcedo para que rechazara su extradición con el argumento de que el juez federal a cargo de la causa en Argentina, Ernesto Kreplak, tenía "animosidad" contra el sindicalista.

"De la prueba diligenciada en autos no surge probado que los delitos imputados a Balcedo sean delitos políticos o conexos con los mismos, u otros cuya persecución se encuentre motivada en fines políticos", señaló Mainard en el dictamen.

La juez consideró el pedido de extradición cumple con todos los requisitos formales y legales que contempla el tratado vigente entre ambos países, aunque resolvió que los acusados sean juzgados en Uruguay antes de su traslado a Argentina.

Comentá y expresate