Tras la reciente e increíble eliminación en semifinales de la Champions League, Lionel Messi sumó una nueva frustración con la derrota por 2 a 1 que sufrió Barcelona ante Valencia en la final de la Copa del Rey.

El golpe le llega justo en vísperas de su incorporación al seleccionado argentino, con el que afrontará la próxima Copa América en busca del primer título con esa camiseta con la que solo celebró torneos juveniles.

Messi convirtió el tanto del descuento y tuvo incluso opciones para hacer alguno más. El equipo catalán buscó el empate hasta el último minuto, de manera de acceder al menos a la prórroga. Pero Valencia supo resistir y aferrarse a la victoria.

Kevin Gameiro y Rodrigo Moreno convirtieron durante el primer tiempo los goles para el equipo que de esta manera conquistó su octava Copa del Rey. La última la había festejado en 2008 bajo conducción del holandés Ronald Koeman.

Barcelona, que fue campeón de la Liga española, estaba en deuda con su gente por la derrota por 4 a 0 que sufrió ante Liverpool en carácter de visitante luego de ganar la primera semfininal por 3 a 0, diferencia que parecía haber cerrado la llave y ubicar al equipo de Messi en la final que tanto había soñado.

Comentá y expresate