Los vecinos de la zona de la Estación Ferroautomotora se reunieron para expresar los perjuicios que les genera vivir en el lugar: ruidos, desgaste de las calles, suciedad y contaminación.

“Venimos soportando hace 8 años los micros parados con el motor el marcha, las casas vibran y la combustión es terrible. Se nos rajan las casas por el problema de la vibración. Esto sigue sin solucionarse”, sostuvo Susana, quien vive en la zona de 9 de Julio entre Don Bosco y San Juan.

Según aseguraron, han presentado las denuncias a la municipalidad, en la Defensoría del Pueblo, en la CNRT y a distintos políticos que se han acercado al lugar.

“La Terminal se inauguró sin terminar porque tenía que tener calles de ingreso, egreso y una playa de estacionamiento. No hicieron nada. Los micros entran y salen por el mismo lugar y se arma un embotellamiento”, agregó Alberto.

Carmen, otra de las vecinas preocupadas, sostuvo que su casa se desvalorizó tras la obra:“Yo la puse en venta y no la pude vender. Mi casa está muy bien cuidada pero no la pude vender porque veían este abandono y no la pude vender. Me baja el precio un 50%”.

“Es increíble el cambio que ha tenido este barrio desde que llegó la Terminal. Anoche eran las 0.30 de la madrugada y no se podía dormir. Son casas antiguas y no tienen capacidad para recibir esto”, agregaron.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate